Buscar este blog

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Sueños y deseos


Autora  :  Doris Sánchez


Debo tener con toda seguridad algún desorden mental  porque mis sueños cada noche se parecen unos menos que a otros, lo mismo sueño tener una relación sentimental muy estable con el Príncipe Don Felipe de Borbón que ya todos sabemos que está felizmente casado con nuestra hermosa Princesa Doña Leticia y padre de Doña Leonor  y  Doña Sofía, pero en mis sueños era la mujer más feliz del universo,  ¡Era de esperarse!  Por otro lado sueño que por fin me había decidido a manifestar mi profundo amor en silencio  a un despistado  trabajador a tiempo completo y le decía sí, te amo profundamente hasta que desperté y  ahí se acabó la historia nada parecida al cuento de Hadas que siempre dice  ¡y se casaron y fueron felices!  Cada noche viajamos  entre romances, besos y pesadillas, soñamos que nos caemos de la cama o  que estamos abrazados a un  cuerpo que nos abriga del frío y hasta nos sirve de almohada al rodearnos con sus brazos y al despertar oh, sorpresa   ¡Abrazando la  almohada!    ¡No te hagas que seguro más de una vez te habrá pasado!  Qué será mejor, dormir solos o tener una cama entera para nuestro cuerpo campe a sus anchas, es fabuloso tener ambos lados disponibles para pisar suelo cada día de nuestras vidas y también para levantarnos, sabías que mucha gente que se separa sigue duermiendo en el mismo lado de la cama que cuando tenía pareja, y también se sigue levantando por el mismo lado, usando la misma mesa de noche y hasta poniendo a cargar el móvil del mismo lado, hay que acostumbrarse a ello a veces lleva tiempo se  consigue sin lugar a dudas, o alguien ocupa ese lugar en fin, la vida debe continuar. 
Los sueños no son cosa exclusiva de los niños, soñamos a cualquier edad dormidos o despiertos pero soñamos y la verdad que el día que la gente pierda el interés por los sueños hasta Papá Noel dejará el trineo por ahí aparcado y  ya no tendrá ganas de visitarnos  por Navidad y mucho menos de repartir regalo, pido un deseo que espero se convierta en realidad, para mí este año no deseo nada pero me agradaría no ver ni a un solo indigente durmiendo en las calles bajo las frías heladas del invierno, son personas  indefensas y merecen por lo menos una manta y estar cobijadas por un techo.  Hace mucho frío y es bueno estar en casa, oficinas u  otros  lugares con calefacción, con una taza de chocolates con churros,   una copa de vino o un trago fuerte para calentar el cuerpo pero no hay nada más dominicano que un buen jengibre con  chocolate de agua, que pique mucho eso sí, y si de paso viene acompañado con  los Aguinaldos Navideños, ¡tanto mejor!  Ya se está terminando un año muy malo para muchas familias en España y todo el mundo, esperemos en Dios que los años venideros nos dejen buenos recuerdos, trabajo, unión familiar y que las familiar y que la gente nunca deje de soñar.   Esta no es mi felicitación navideña porque pienso hacerlo en grande como ustedes se merecen ¡prepararos que estamos en ello!
¡Cierra los ojos y pide un deseo por Navidad, y   si es para beneficio de terceras personas,  tanto mejor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada