Buscar este blog

sábado, 17 de agosto de 2013

Hacia un norte incierto



Autora :  Doris Sánchez


Necesito tiempo para pensar en mis propios asuntos, con la paz que se respira en la ciudad invita a recrear esos hermosos lugares que nos gustaron de siempre.  El ser  humano se agota de tanto trabajo o  de estar sin hacer nada, entiendo a los que  cada año esperan las vacaciones para poner tierra de por medio para cambiar sus prioridades y estar en compañía de familiares y amigos que por falta de tiempo o la distancia que les separa  se hace imposible.  Soy de los que gustan  pensar en  lo anterior y lo posterior, hay momentos que deseo escribir y me pregunto ¿sobre qué escribo ¿ y la respuesta no me gusta porque  estos días invitan a hablar de cosas agradables pero solo enterarme de las noticias  nada  bueno dejan entre sus páginas, el mundo sigue revuelto, la gente no interesa entenderse con el diálogo, países en guerra o conflictos interminables,  incluso dentro de mismos países el tira y hala no floja, suben los precios en servicios y canasta familiar, y me  parece mentira que el caso Bárcenas siga trayendo cola o mejor dicho arrastrando a más gente hasta el peligroso remolino en mitad del río.  La  policía tiene más trabajo que nunca sirviendo de mediadores de conflictos, recogiendo denuncias por robos y otros, los vándalos campan a sus anchas y hay que ponerles freno o darles trabajo que es uno de los factores que inciden en el aislamiento social de personas que alguna vez formaron parte de ella y al quedar sin trabajo o desahuciados de sus viviendas la vida les ha cambiado para mal.
La Santa Biblia  pronostica el final del mundo con grandes catástrofes naturales, el hombre también contribuye  a su destrucción y todo parece indicar que vamos a por ello, la gente está muy agresiva, nadie cede, todos parece tenemos y defendemos  la  razón aunque no la tengamos y total, sin las personas el mundo no creo sería mundo.  ¿Podremos continuar con la fiesta en paz y pasar estos días de vacaciones con los mejores y más sanos pensamientos respetando el derecho de los demás y  viviendo para dejar al otro vivir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada