Buscar este blog

jueves, 22 de agosto de 2013

La vida no vale nada


Autora :  Doris Sánchez

Cuando no tenemos respeto por los demás, cuando el hombre se considera hacedor del mundo, la vida no vale nada cuando visualizas cuerpos tendidos en el suelo inertes y sin atisbo de  esperanzas, cuando los valores se pierden, los sueños se rompen y los deseos se desparraman por el suelo, cuando  gente indolente piensa tener el control olvidando que el único que debe tenerlo es Dios, la vida no vale nada cuando como madre veo niños intentando respirar, gente corriendo y  cayendo al suelo como moscas, qué ha pasado? Qué está pasando en el mundo  y no me refiero a los fenómenos naturales, es la agresividad, la maldad, el ajuste de cuentas, el abuso de poder, el yo más puedo y el tú no vales nada.  Se ha perdido los sentimientos y no importa la edad, la pena de muerte que no debería existir casi mejor la cadena perpetua.  Te dejan sin aliento, con lágrimas en los ojos  producto de la impotencia, de la compasión y de la ausencia de caridad que ha sido lo que Dios nos ha dejado como legado,  el amor brilla por su ausencia  así el mundo no puede funcionar y si lo hace no será por mucho tiempo. 
Todos se pelean sin importar  que de nuestro paso por la vida aseguramos las pisadas de los que nos sustituirán,  y  lo peor de todo es que no puedo hacer nada más que quedar atónita cada día luego de ver las noticias que son cada vez más desalentadoras, la gente no habla  actúa,  y en esas actuaciones vienen funestas consecuencias, ¿qué está pasando? Si alguien puede por favor que me lo diga.  El hombre al parecer se está alejando cada día más del buen camino, del camino de Dios, de la fe y  el que más fuerza tenga que gane la batalla,   armas  y drogas repartidas por el mundo para hacer maldad, para dañar, avances químicos que de un plumazo borran parte todo ser  viviente, balas perdidas o bien dirigidas, cañones apuntando hacia gente inocente  e indefensa que no hizo más que nacer en el lugar menos indicado.   

Amo, valoro y respeto  la vida con todas sus circunstancias porque la vida es un regalo de Dios, y él jamás nos invitaría a  destruir lo que con tanto amor  hizo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada