Buscar este blog

viernes, 28 de febrero de 2014

La dicha del gallo


Autora :  Doris Sánchez


Ayer cuando regresaba de Padrón me he detenido a hacer unas fotos a una preciosa iglesia de antes ya me venía apeteciendo, cumplido mi objetivo ya de vuelta al coche escuché un canto muy conocido que en un instante me trasladó a mi amada tierra dominicana, era el cantar de un gallo tan propio de
las mañanas y que durante años formaron parte de mi vida mientras apuraba una taza de café o levantaba los niños para ir al colegio, los años han pasado y me ha tocado vivir una vida diferente en tierras lejanas, no me lo pensé dos veces y me adentré hacia una zona privada en busca de tan majestuoso galán y vaya sorpresa agradable que me he llevado, eran muchos gallos encerrados en distintas jaulas con mallas de metal, todos  muy grandes, mucho más grande que los que hay en
dominicana aunque no se yo si más peleones que los nuestros ya que allí las peleas de gallo son permitidas, por estos lados no lo son al contrario sancionan con grandes multas a los que lo hacen, se alborotaron y empezaron a cantar mientras yo les hacía fotos, me sentí muy a gusto  en su entorno y comenté a su propietaria lo importante que ese canto es para mi vida y mis recuerdos,  a lo que ella respondió, todavía hay gente que les gustan pero, hay gente que hasta ha denunciado a un señor que en la aldea de toda la vía tenía su granja y los criaba en cantidades comerciales, los vecinos le denunciaron porque el canto les molestaba, en la vida hay de todo y cada uno defiende sus razones sin que ello indique que sean lógicas o aceptables. 
Las ciudades crecen y es tanto lo que se extienden que cada vez se van acercando a las aldeas y transforman el entorno  llegando a limitar la vida de gente que de muchos años ha estado en esos lugares.  Así reza un  dicho ¡De la calle vendrán que de tu casa te echarán!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada