Buscar este blog

martes, 11 de febrero de 2014

Las medidas del amor


Autora . Doris Sánchez

Durante muchos años he intentado  tener una idea clara del amor, su dimensión incluido su tamaño y grosor, su color si es que lo tiene, su profundidad y hasta su capacidad para envolvernos en una nube de humo que nos invita a soñar sin importar la edad que tengamos,  ojalá alguien me pudiera explicar por qué se nos nota  en la mirada, hay muchos  indicios que nos llevan a confirmar que un cambio se ha gestado en su vida más íntima, la mirada, la sonrisa, los gestos,  casi todo nos delata y  los que nos rodean en el hogar, trabajo y hasta las personas que nos cruzan del lado por las calles observan alguna que otra sonrisa injustificada.  Debí haber empezado este artículo  describiendo  la palabra amor.
Amor. (Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua)http://lema.rae.es/drae/? val=amor
Corazón. (Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua ) http://lema.rae.es/drae/?val=coraz%C3%B3n
El sentimiento del corazón si lo unimos al amor nos deja una clara sensación de bienestar, de soporte emocional y nos hace ver todo de una manera menos compleja, los problemas se hacen más pequeños, estamos más motivados a emprender cualquier acción del tipo que sea, la ilusión florece y nos cambia la vida para bien, mientras nos dura, porque ese sentimiento es como un producto que no lleva la inscripción correspondiente sobre la fecha de caducidad, son tantas las canciones que hablan del amor, del desgaste, de su profundidad, los escritores de antes eran más románticos hablaban del amor y el desamor con palabras tan profundas que muchos nos habremos enamorado y también desenamorado con esas canciones que jamás desaparecerán de nuestras memorias, a mis años todavía recuerdo a muchas que en mi época estuvieron de moda y que sirvieron de soporte en el canto a voces reconocidas mundialmente y que incluso en la actualidad  están siendo grabadas por gente joven que rinden culto al amor como es el caso de cantante española Rosana Arbelo.
Es nuestra responsabilidad ir dosificando nuestros sentimientos, asegurando que abrimos las puertas de nuestro corazón a alguien que sepa valorarlo y en especial que corresponda a nuestros sentimientos con demostraciones continuadas.  Si pudiéramos,  nos evitaríamos el disgusto de pasar por el desamor pero antes tenemos la oportunidad de conocer el amor, de aprender a sentirlo, describirlo más que imaginarlo y estar atentos ante cualquier alarma que nos advirtiera de lo que más tarde pudiera ocurrir, con ello no intento alejar a nadie de un sentimiento tan hermoso todo lo  contrario, motivo a la gente a que nunca le cierre las puertas, amar nos hace especiales y marcarlo con un objetivo  nos ayudará a encontrar el  gran amor de nuestras vidas, si no nos resulta una relación no voy a decir que “un clavo saca a otro clavo” tampoco que “a rey muerto, rey puesto” si se ama verdaderamente habrá que esperar que pase  el tiempo del duelo (no me refiero al fallecimiento de una persona) es el respeto que merece nuestro corazón el  compás de espera a que se reponga, los sentimientos se agolpan y están entre la desilusión, el fracaso, la burla, el engaño, la mentira  o tal vez de la decepción.  Cerrar todas las heridas y volver a empezar todas las veces que haga falta, más adelante vive gente y de seguro estará nuestra alma gemela impaciente esperando nuestra llegada. Tirar al mar o a la papelera los trozos de una frustrada relación no quiere decir que ahí todo  ha acabado al contrario, es la apertura de una nueva vida, el separar el antes y el después, vivir un presente con objetivo y tomar las riendas de nuestras vidas que a veces cuando estamos en pareja nos es arrebatada y ahí es que nos enteramos.
Se aproxima el Día del Amor y de la Amistad, como buena dominicana tengo más que motivos para celebrar este día tan especial en el que hago una mención muy especial a todos mis amigos (as) esos héroes a veces tan anónimos que siempre están ahí esperando para echarte un cable, para darte sabios consejos, hacerte reproches y sobre todo, ofrecerte su hombro por si un día necesitas llorar para que no lo hagas en solitario.  Deseo agradecer a tanta gente que aunque no figuro entre su listado de amigos, en momentos especiales
han tenido para mí una hermosa sonrisa y me han abierto su corazón. Celebra este hermoso día  estando enamorado o no, el amor es también  agradecer la vida, la naturaleza, el tener a una familia, un trabajo, salud, metas y proyectos, amar lo que no se tiene porque nos invita a esforzarnos más en procura de alcanzar esos objetivos  en el momento  brillan por su ausencia.  No esperes que nadie te regala, adelántate regalándote cosas que te agraden, flores, bombones, un paseo, quedar con amigos y si tienes pareja,  mucho mejor. 
Me confieso enamorada de todo lo que me rodea porque sin ello mi vida estaría metida en un caos, en un círculo vicioso que generalmente invita a la separación absoluta del mundo y su entorno.  Me permito seguir amando porque Dios me ha dado y me ha quitado muchas cosas  valiosas y enseñado a aceptarlo porque ha sido su voluntad. ¡Feliz Día de San Valentín!

Si alguien ha visto al amor,  favor decirle de mi parte que  somos muchos los que le ando buscando y que aquí le dejo  varios mensajes  con fondo de balada, merengue  y bachata, ¡que no se  resista y se deje llevar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada