Buscar este blog

viernes, 15 de marzo de 2013

Al doblar de la esquina


Autora  :  Doris Sánchez


Los días pasan tan rápidamente que no nos enteramos hasta que llega la Semana Santa, el verano y finalmente  la Navidad y vuelta a empezar, sentimos impotencia porque  ante un nuevo año debemos hacer revisión de objetivos y son muchos los que se quedan en el tintero, no hay por qué sentirse culpable ante los objetivos no cumplidos ya que son muchos los factores que entran en juego y que a veces superan nuestros buenas intenciones.  Cada año reviso mi vida y me siento defraudada ante lo que no pudo ser,  lo muevo hacia objetivos del nuevo año o los retiro definitivamente de  la lista porque han dejado de ser importantes.    Si te fijas habrás notado que  durante el año surgieron imprevistos  que se colaron sin haber sido planificados y no siempre para mal.  La vida es algo mágico que nos va envolviendo en cada cosa a veces  ajena por completo a nuestra vida y entorno más cercano o distante.

Los difíciles momentos que vive el mundo en lugar de invitarme a exponer mi vida me invita a cuidar de ella porque solo con ella podré vivirlo para luego contarlo, quieras o no creerlo las generaciones futuras esperan cuenta cuentos, reales o imaginarios, los niños seguirán pidiendo que los adultos les contemos historias y por qué no darles el gusto y casi mejor con hechos tan reales de la vida misma.  Ella  se lanzó delante del autobús cuando giraba en la esquina casi sin control y a mayor velocidad que la adecuada por estar en el centro de la ciudad, el semáforo estaba en rojo para

peatones y le reproché por ello,  me quedé anonadada cuando me dijo ¡es que quiero morir!  Os juro que me quedé helada, y le recriminé  ¡tú quieres morir pero has sido muy egoísta porque el conductor de ese autobús iría a la cárcel, dejaría de estar con su familia todo porque has considerado que no quieres vivir, debes ser más agradecida de Dios, de la vida y ver el lado positivo de las cosas!.  La vida no siempre es lo que esperamos pero,  ha sido un regalo de Dios, el más preciado de todos y por ello pase lo que pase yo invito a la vida.  Hay gente que escribe diarios personales en los que anotan sus cosas más privadas, otros escribimos, unos comentan con otros pero en sentido general cada día tiene un por qué, si no vives no te  enteras y si no valoras la vida ofendes a Dios y ese no es mi deseo.
 
Por más inconformes que estemos con la vida hemos de reconocer que es la que nos ha tocado, que podemos cambiar el rumbo pero nunca volver a empezar de nuevo a menos que sea para rectificar aquellos errores que aceptamos haber cometido en su momento. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada