Buscar este blog

sábado, 1 de junio de 2013

La vida tal cual la mires


Autora  :  Doris Sánchez
 

La vida gira entorno nuestro lo que hace que cada día las cosas se puedan ver de diferente manera, cuando revisamos nuestros pensamientos o agenda  de cada día nos enteramos que la vida pasa y que las cosas que esperamos a veces no suceden, llegamos a pensar que  vamos a ritmo descompensado pero no es así, analizamos tantas cosas que quedamos agotados a veces sin dar un solo paso.  Cuestionamos no solo nuestras acciones, nos vamos un poco más allá para cuestionar la vida y acciones u omisiones de los demás a veces de manera vengativa o injusta, lo que no es normal pero sí muy habitual.
Esperamos tantas fechas señaladas para sufrir o festejar pero las esperamos, hablaba con alguien que muchos años después seguía añorando a un amor fallecido o distante, a un trabajo que ya no tiene, a unos sueños por materializar, todavía hay gente que se pregunta, por qué me pasó a mí, por qué me dejó por otra, por qué falleció mi ser amado, por qué no llegué a jubilarme en el trabajo de casi toda mi vida, por qué perdí el piso que con tanto trabajo había sacado, por qué y por qué…
El ritmo frenético con que está pasando todo  no nos deja tiempo para respirar pausadamente, ahí está el problema  cuando nos aferramos a lo que pudo haber sido y tal vez ya no será,  quedamos agotados y no se sumar, restar o multiplicar, un día descubrí que el intentar  rectificar lo ya imposible  me estaba robando parte de la existencia, un día un hombre me miró por la calle con buenos ojos y sentí vergüenza porque reconocí que había olvidado que seguía viva,  ese día pensé que no valía la pena malgastar un solo minuto de mi tiempo  en marear la perdiz,  que había que dejar la carga y seguir adelante con el cuerpo más ligero.  Depende de cómo lo mires y lo sientas pero en general  hay tantas maneras de retener la felicidad especialmente cuando se ha encontrado con gran dificultad, la vida es un caramelo, síguelo chupando mientras puedas porque un día solo te quedará el palito, que al final tendrás que tirar.  Chupa la caña mientras  puedas y  deja los  bagazos donde nadie se pueda resbalar.
 
Los sueños están ahí para poderse cumplir pero antes, debemos aprender a soñar despiertos o dormidos,  es igual.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada