Buscar este blog

domingo, 27 de enero de 2013

Álbum de fotos de familia



Autora :  Doris Sánchez



De casi toda la vida  en cada hogar se conservaba esa joya preciosa con todo esmero, siempre a buen recaudo y lejos del alcance de los niños,  el álbum de fotos familiar era obligado para conservar esos recuerdos tan especiales, tiempos que jamás volverán pero que nos dejan la posibilidad  de compartir con familiares y amigos, enseñar nuestras fotos de  pequeños cuando nacimos, la primera vez que fuimos a la escuela, el bautismo, la primera comunión, la fiesta de nuestros 15 años o nuestro primer viaje en avión.  La foto de nuestros padres de jóvenes o cuando se dieron el sí quiero,  o las de nuestra propia boda, o sus rostros enrojecidos ante nuestro  nacimiento o el  nuestros hermanos.  Esas fotos familiares al completo  y donde aparecemos con unas pintas ahora inimaginables.  Recuerdo una foto de mis abuelos en la que mi abuela tenía la mano puesta en el hombro de mi abuelo, cosa que nunca entendí por la gran diferencia de altura entre ambos,.  Las modas cambian con el paso de los años, nos reímos de esos pantalones acampanados, o con el afro que una vez estuvo tan de modas y que ahora intenta regresar.  Las altas plataforma ahora de modas, y esas prendas que ahora quisiéramos tener en nuestro armario con eso de la moda  "Retro o  Vintage".  Mi madre conservaba las fotos familiares en una bolsa de tela que recuerdo muy bien, estaban en la segunda línea  de gavetas (cajones)  y en el centro mismo del gavetero de formica que tenía en su habitación y el que mantenía con llave porque solíamos desorganizarlo todo y luego no aparecía el responsable, así ella mantenía el control y nadie podía tocar esas fotos sin su permiso.  Ahora me pregunto por qué disfrutábamos tanto  verlas repetidas veces,  siempre como si fuese la primera vez, nos reíamos de nosotros mismos  y de esos cumpleaños que nunca se pasaban por alto, año tras año todos en mi familia, incluso mis hijos tuvieron ese biscocho,  conforme la situación económica  era o más grande o más pequeño, incluso lo hacíamos en casa cuando no había más posibilidades pero lo celebrábamos con toda la alegría del mundo,  con los niños de la familia y todos los del barrio.


Lourdes Lara  (mi ex compañera de trabajo en el Banco Central y amiga dominicana) ha tenido la genial idea de subir a su Facebook  una página de su  álbum de fotos familiar, ella recreaba sus recuerdos pero me despertó recuerdos que siguen estando vivos en mi memoria y mi corazón,  para ella fotos muy importantes de su vida que ha querido compartir con sus amigos  lo que mucho agradezco porque también ha sido la motivación de este artículo.  Si no mantenemos  vivo nuestro pasado poco disfrutaremos nuestro futuro, por esta razón reiteradamente pido a mis familiares y amigos, aportarme  fotos  de mi infancia o primera juventud ya que pocos recuerdos  en imágenes tengo porque se han extraviado con tantos cambios de vivienda dentro y fuera de mi tierra amada.  Si tienes álbumes de fotos en casa, reúne a todos en la familia así como hacíamos antes,  con amigos y vecinos además, invéntate un refrigerio o algo parecido incluso una fiesta con ex compañeros de estudios  o de trabajo, saca toda tu artillería pesada y te aseguro que tendrás una velada encantadora que jamás podrán olvidarán los presentes que serán los más sorprendidos,  se alegrarán de que con el paso de los años todavía conserves tan hermosos recuerdos.    Las nuevas tecnologías han cambiado al mundo y el que no tiene conocimientos informáticos se pierde de muchas cosas, de ahí la importancia de enseñar a nuestros mayores a navegar en la red informática, o al menos  mostrarle a sus familiares esas  fotos ampliadas en la pantalla del ordenador o el televisor, lo  que ya es posible.  

Si deseas  dar una alegría a personas  que aprecias,  muéstrale o regálale una foto suya de antes, puede pasar dos cosas, que se ponga feliz o que la rompa porque le disguste su anterior aspecto, en mi caso prefiero las fotos de ahora porque de joven era demasiado delgada, casi transparente.  De todos modos si alguien conserva fotos mías, os agradeceré hacérmelas llegar para conservarlas para mis nietos o biznietos, o para reírme cuando tenga ganas  de recrear mi pasado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada