Buscar este blog

domingo, 20 de enero de 2013

Me Caso!!


Autora  :  Doris Sánchez


Al verme llegar  Raquel  esbozaba una enorme sonrisa y sus ojos se llenaban de gran emoción,  me lo dijo así inesperadamente  como algo que se le atragantaba  en la garganta y que antes de expresarlo le satisfacía plenamente,  mi amiga me estaba dando  una gran noticia que  al principio tomé como una broma pero ella me aseguraba que era totalmente cierto,  y hasta me prometía presentarme a su novio  Luis y futuro esposo,   ser parte de los invitados a la ceremonia nupcial me llenaba de contenida emoción,  porque siento gran cariño y agradecimiento hacia Raquel con la que tengo una profunda amistad pese a nuestras diferencias de edades, es una niña muy buena, trabajadora y con una madurez que supera su edad,   y considero se  merece lo mejor.  Reaccioné con mucha alegría deseando para ambos una larga vida en unión matrimonial, dos chicos jóvenes que iniciarán  en breve  un proyecto de vida juntos.
Dar el sí quiero es algo de gran importancia, es la aceptación de  cambio voluntario de vida, cambiar las metas y objetivos, dar el sí quiero involucra a mucha gente y sobre todo a sensaciones tan profundas, a partir de ese momento comienza un largo caminar en busca de organizar la mejor boda del mundo, la de uno mismo, te habrás fijado que por más que otros lo intenten todas queremos dirigir nuestra boda, nos agotamos profundamente para ver llegar ese día sin que falta detalles, la boda, nuestra boda es y será un momento único e irrepetible, algo que llevamos soñando de toda la vida, de pequeñas jugamos a ser novias, a llevar un hogar, tener un esposo y cuidar de nuestros niños, jugamos a preparar esas comidas para alimentar a  los que desde ya consideramos nuestra responsabilidad.   Es un sueño maravilloso, me he casado y lo he vivido en primera persona, he sido madre, esposa, pero también he tenido mis momentos de mucha tensión con los preparativos de mi propia boda. Nunca olvidaré cuando con voz temblorosa he dado el sí quiero y extendido mi mano  para que me colocaran ese anillo tan

importante, de tanto peso y responsabilidad. más tarde vinieron los hijos y  la vida continuó su curso, unas relaciones son  para toda la vida que sería lo ideal, mientras otras  terminan, todo depende del respeto   mutuo y el fortalecimiento  de ese sentimiento tan hermoso,  el amor.  Que lo que Dios una no lo separe el hombre, ni la crisis ni todo lo que ha de venir, que toda situación sea para fortalecer  esa unión y que más gente se anime a dar este paso.  Amiga querida, tu felicidad también es mi felicidad, si los que amo están bien con toda seguridad yo lo estaré, soy partícipe de vuestra alegría, Dios es bueno y misericordioso, para todos sus hijos tiene grandes proyectos.  Raquel y Luis, que Dios sea siempre el centro de vuestras vidas, os deseo lo mejor, muchas felicidades!!!
Raquel y Luis, ha sido para mí un inmenso placer el haber podido compartir con vosotros y vuestros familiares en un día tan especial como el de vuestra boda. Dios  os bendiga  siempre.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada