Buscar este blog

lunes, 28 de enero de 2013

El piano de cola con flores color rosa



Autora  :  Doris Sánchez


Le hicieron pasar a un amplio y casi nada amueblado salón en el que supuestamente tendría esa importante entrevista que durante muchos años esperara y que algún día con suerte le lanzara a la fama, para ya dejar de ser una persona anónima y arrancara estruendosos aplausos venidos de un público enardecido y sediento de la magistral interpretación que más parecía hacer saltar las teclas del piano por los aires, ante el impulso de sus fuertes dedos que para nada encajaban con sus pequeñas manos y la agilidad que en ellas poseía, se transformaba de cuerpo a espíritu de tranquilidad a pasión, envolvía todos sus sueños en fino manto de niebla que sin una bocanada de humo intentaba paralizar a todo ser viviente y ni él mismo lo entendía, su madre de pequeño le decía, un día serás muy grande y , se reía porque pensaba que era un excesivo amor y cierta protección en su tierna infancia.
 
 
La puerta quedó cerrada tras su espalda y un largo silencio le motivó a caminar hacia el enorme piano de cola que reposaba inerte en una esquina del salón, y sobre él yacía un hermoso ramo de rosas frescas color de rosa, cuyo olor embriagaba sin que tuviera una sola gota de alcohol, se asomó un poco y disfrutó del olor y placer visual, y sin pensarlo dos veces, pasando suavemente la mano por las curvas del piano, no pudo resistir la tentación y se sentó en la banqueta ajustándola a su estatura y empezó a tocar, primero suavemente y después con enorme pasión desenfrenada, sus ojos brillaban de emoción y se sintió rodeado de un público que puesto en pie aplaudía y pedía otra melodía, era todo tan real que cuando se vino a dar cuenta tenía los ojos bien cerrados, como si no se quisiera desprenderse de ese momento tan especial, con esfuerzo logró volver a la realidad y su sorpresa todavía fue mayor de lo que pensara, estaba rodeado de un público muy especial, los miembros del jurado que antes no le pudieron presentarLos sueños son la antesala de la realidad, cierra los ojos y sueña con lo que quieres y tan vez un día se convierta en realidad, no desprecies el tiempo que hoy te sobra porque mañana te puede faltar, imagina tu futuro en grande porque las cosas pequeñas son más difíciles de alcanzar, pero si llegas a ello de seguro que mucho más lo habrás de valorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada