Buscar este blog

viernes, 23 de julio de 2010

El idioma del corazón






Autora : Doris Sánchez


 
Para muchos el corazón es sólo un órgano vital que cuando deja de latir ya no hay nada más que un sepelio, pero no es cierto, el corazón es algo más, es ese indicador que como buen GPS nos guía a través de sus latidos y ese instinto  que recibimos es su aviso de que las cosas van mal o bien.

Cuando amamos o sufrimos, cuando tenemos un mal sueño o recibimos noticias importantes malas o buenas, el corazón acelera sus latidos que no siempre delatan una enfermedad, porque cuando vemos a esa persona que amamos o que simplemente nos atrae,  el corazón nos manda aviso y hasta nos prepara para recibirle, los sentimientos importantes se sienten muy en el fondo de nuestro corazón.

El amor es ese sentimiento que todos alguna vez hemos querido definir, el compositor y cantante Dominicano Rafael Solano le escribió una hermosa canción al amor "Por  Amor" se titula y ha sido grabada en muchos idiomas,  por más que se intente nunca podremos expresarlo como lo sentimos. Amar es imprescindible para todos, cuando una persona ama su vida tiene un sentido, refleja alegría, ganas de vivir y transmite esa felicidad a todos los que le rodean.


Estamos tan preocupados por si nuestro amor ha sido valorado o correspondido que nos perdemos ese disfrute tan placentero y cuando terminamos una relación apartamos los buenos momentos vividos y dedicamos todos nuestros recuerdos a la parte negativa de esa relación, precisamente la que más pronto teníamos que haber olvidado, es una pena.

Yo he sido una de esas personas, he desperdiciado mucho tiempo de mi vida recordando que alguna vez no he recibido lo que realmente merecía. Lo más importante es poder decir yo he sentido el amor, lo he vivido y disfrutado. Si no hemos sido correspondidos aún estamos vivos y podemos conocer a esa persona especial que nos llenará de amor y valorará todo lo que signifiquemos para su vida.

En España no hay límites de edad para enamorarse, tampoco importa si eres soltera, viuda o divorciada, todo el mundo busca a esa media naranja que completará sus vidas, pero para lograrlo hay que seguir los latidos del corazón. Nadie debe perderse el placer de amar, repetir en el intento todas las veces que haga falta porque al final se tiene recompensa.

El amor se me parece mucho a los juegos de azar, apuestas  y si ganas lo disfrutas, si pierdes vuelves a jugar pero nunca nos damos por vencidos  porque hay que mantener viva  la esperanza y dejar todo al tiempo, las cosas llegan pero si le damos un tironcito lo hacemos más real igual en menos tiempo. Un corazón enamorado invita a la felicidad plena.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada