Buscar este blog

domingo, 25 de julio de 2010

El infinito placer de ser mujer






Autora   :  Doris Sánchez



Dios decidió que esa semillita insertada en el vientre de mi madre tenga por sexo mujer. Nací mujer y crecí teniendo muy claro el papel de ambos sexos. Para nada contemplo que tenga que haber necesariamente una rivalidad entre ambos sexos todo lo contrario, el hombre y la mujer se complementan y juegan un papel fundamental en la familia tanto como padres O como hijos. La responsabilidad es compartida y entiendo debe haber respeto mutuo, reconocimiento y valoración recíproco.

 
Me enseñaron desde muy pequeña que las niñas se sientan con las piernitas juntas, a cuidar mi pudor, preservar mi intimidad y a ver a los niños como algo normal y parte de mi infancia. No es asunto de quien puede más, no es una competencia, no me ha interesado más que mi propia superación y demostrarme a mí misma lo lejos que puedo llegar detrás de mis objetivos. valoro el papel del hombre mucho más cuando es amoroso y su ternura me enamora, porque los recuerdos más hermosos que he tenido en mi vida primero son los de mi familia y segundo los de mis grandes amores. Quien no haya amado no ha vivido en abundancia.

La mujer no debe perder su femeneidad nunca mucho menos para competir con el hombre, la mujer es tierna, amorosa, con una sonrisa sería capaz de lograr el entendimiento de los líderes del mundo por no decir de Zapatero y Rajoy, la mujer tiene don de palabra, poder de convicción, puede ser empleada, madre y esposa en un pris pras, es capaz de alargar las horas del día, haciendo magia para cargar con mucha responsabilidad sin perder la sonrisa. Parimos nuestros hijos con amor, vamos y venimos por el mundo pisando fuerte y obteniendo muy buenos resultados en todos los sentidos.


Cuando me calzo unos altos tacones y me paseo por las calles me siento firme y muy mujer, sobre todo porque los hombres no me ven como una competencia todo lo contrario, me ven como una mujer para nada discriminada ni irrespetada, soy muy feliz de ser mujer y si volviera a nacer me gustaría volver a nacer mujer.

Que la biblia diga que nacimos de la costilla de un hombre no me ofende, más me gusta que diga que Dios nos creó para ser su compañera, o sea que somos importantes, no todos los hombres pueden estar sólos porque sólos no son nadie, la mujer les da la fuerza como a sansón se la dio su larga melena.

El hombre es tan necesario para la vida como la mujer, sin su unión no hay procreación aún sea por inseminación, ninguna polémica creo que todo está muy claro y definido, mientras más femeninas somos queremos en nuestras vidas tener hombres verdaderos, auténticos, sinceros, amables, detallistas, fieles, y con mucha hombría porque para femeninas, nosotras las mujeres. Aunque a veces es mejor estar solas que mal acompañadas, pero esa sería la excepción.


En la vida de cada mujer hombres habrá y en la vida de los hombres también las mujeres somos importantes y si aunamos nuestras fuerzas ayudamos a que el mundo sea más feliz. Muchas son las canciones que hablan de los hombres y de las mujeres, de la necesidad de estar juntos, que viva la vida, que viva el amor y los que son capaces de soportarse y valorarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada