Buscar este blog

martes, 27 de julio de 2010

Fiestas patronales de San Juan Bautista

Por: Doris Sánchez

Cada año se formaba un Comité Organizador de las fiestas del pueblo, se elegía a las candidatas y empresas que las patrocinarían tanto públicas como privadas, era cuestión de suerte doble, una que fueras elegida y la otra que tu empresa patrocinadora diera la cara por ti, que invirtiera en tu candidatura y que junto a tus seguidores y los votos que tenías que vender finalmente de dejaran en un buen lugar, o te convirtieran en la ganadora y anfitriona de las fiestas. Que aparte del reconocimiento y noticia estarías en todos los eventos con una preciosa banda y una corona que finalmente lucirías por la calle principal de San Juan. Ver nuestro nombre en el Programa de las Fiestas era fantástico.


Escuela de Bellas Artes (salida del desfile)

No sólo era apreciado esto, estar entre las cortes también tenía su atractivo, esos enormes adornos, esas carrosas, esos tacones tan elegantes pero imposibles para caminar, vestidos largos unos más anchos que otros pero todos muy hermosos.

Desfilar desde el Palacio de Bellas Artes hasta la Piscina del Hotel Maguana sujeta al brazo de tu chambelán, ese que durante todo el paseo tenía que aguantar tu cansancio, el dolor de los pies ja ja ja ja, la verdad que merecíamos la medalla al mérito como unas campeonas!!!. Esa busqueda desesperada del chico más guapo del pueblo, llegaba un momento que los más guapos ya estaban comprometidos, esas candidatas cuya família tenía dinero hay qué rabia que me daba, ni tenían que salir a vender votos, mientras que otras como yo a la calle y patitas pa rriba y patitas pa bajo ja ja ja ja, hay cuanto envidiaba a Moñúa en ese entonces ja ja ja ja. Días y días de fiestas, orquestas, alegría por todos lados, turístas, llegada de familiares y amigos.


Arco de la Ciudad (donde coronaban a la Reina)

Fuí candidata por Las Fuerzas Armadas, Doña Monina que en paz descanse me hizo un enorme vestido floreado en tela de brillo muy pegado a la cintura y un enorme faldón que se sujetaba elegantemente con unas hermosas flores azules, con una a juego en el cuello, ese adorno imposible para mi cabeza pero algo pasaba, necesitaba unos zapatos plateados que no pude conseguir por ningún lado, no recuerdo de quien fue la idea pero para salir del paso cubrimos unos zapatos míos muy bonitos con ESCARCHA ja ja ja ja, pero no contamos conque el roce del caminar y del mismo vestido las iría desprendiendo alli por donde yo pasara.

Hotel Maguana (final del desfile)

Estabamos congregados dentro de Bellas Artes a espera de organizarnos y empezar el largo desfile cuando de repente veo en el piso esos detallitos tan brillantes, no se imaginan ustedes lo que me costó no estallar en carcajada delante de todos, tener que aguantarme hasta llegar a mi casa y explotar a carcajadas ja ja ja.

Y luego en la fiesta estar atentos a la coronación, a echar el ojo al chico que nos gustaba y porqué no? darnos una escapadita a la cabaña aún fuera para bailar un bolerito. Luego vuelta a la caña con los pies destrozados, el maquillaje y peinado a medio desbaratar y a seguir soñando.

Nunca perdonaré a mami el control que nos ponía esos días, libertad restringida ja ja ja cuidando a sus hermosas flores, ahora la cuidamos nosotros a ella ja ja ja ja.

Esos recuerdos tan hermosos son los que nos devuelven la vida, los que nos hacen reír aún pasados tantos años, si me dieran la oportunidad de vivir de nuevo repetiría mi misma vida, porque ha sido muy intensa, tierna y sufrida, me quedo con lo que me hace reir. Si ustedes han disfrutado al leer esto, sepan que yo también he reído a carcajadas al escribirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada