Buscar este blog

martes, 27 de julio de 2010

Galantería masculina







Autor : Doris Sánchez


Cada día que vivimos es una nueva oportunidad de saborear algo nuevo, hoy sábado 17 de julio por la tarde y dentro de los festejos de las fiestas de Santiago de Compostela pudimos disfrutar de coches tan antiguos y diferentes cuyos ocupantes hacían galas de vestimentas adecuadas a las épocas de los coches, sombreros, guantes, zapatos, pajaritas entre otras curiosidades, un niño me encantó en su bolsillo traía un tira chinas propio de esa época. Cada coche que llegaba era digno de admiración, todos cámara de foto y vídeo en manos para captar esos momentos tan entrañables que no se repiten cada día.

Una multitud aplaudía con mucha alegría pero mis ojos siempre tan curiosos se iban a otro lado, a esos gestos que en estos tiempos brillan por su ausencia, esos detalles masculinos para sus damas acompañantes, hacía tanto tiempo que no veía a un caballero abrir la puerta del coche para con mucha delicadeza tomar la mano de su acompañante para ayudarla a subir y bajar del mismo. Echo tanto de menos ese retirar la silla para que la dama se siente, el cederte el paso, el pedirte permiso para bailar una pieza, ese romanticismo dónde ha quedado? Esas declaraciones de amor, esas notas, esa flor que besaban antes de entregártela, la juventud de ahora no ha disfrutado de estos detalles y es una pena.


No es lo que están pensado, a penas tengo 53 años ja ja hablo por lo vivido y por lo que me han contado. Antes el hombre iba a tu casa a buscarte para salir con el permiso de los padres. Uno novio nos visitaba en nuestra casa y con mucha dificultad una salidita no muy repetida y nunca a solas.


Esos tiempos tan románticos!!! aún recuerdo mi primer beso ese que nunca se olvida más si fue dado con mucha ternura.
Ver esta tarde a esos señores la mayoría de ellos algo mayores, pero con tanto porte y elegancia me hizo recordar a mi padre y me imaginé cuan caballerosa habría sido con mi madre y con todas las demás mujeres, era tan guapo y todas se peleaban por él.


Antes se tenían muchos hijos, ahora no tantos, tendrá algo que ver la forma de enamorarse las parejas en las distintas épocas? en mi casa somos siete, mi madre decía que por docenas salían más baratos, y que donde comen cinco comen siete en fin, adoro el romanticismos, habrá por ahí algún hombre galante??? que me lo presenten por favor!!!!. El hombre puede que haya perdido el romanticismo pero las mujeres nos resistimos, nos gusta que nos halaguen, nos mimen y que nos hagan sentir como lo que somos, reinas aún sea de la fregona, la lavadora o el lavavajillas, pero reinas. Que nos traigan esos bombones del super, que nos repitan mil veces que nos quieren aún siendo mentiras, y si es verdadero tanto mejor. Que no olviden nuestros cumpleaños ni el aniversario de bodas. Las mujeres somos especiales.


Ha sido una tarde maravillosa no sólo por los coches me quedo con la elegancia de estas personas que desde muy lejos han venido a darnos belleza, elegancia y antiguedad, en hora buena a nuestros visitantes, les esperamos el próximo año con su despliegue de elegancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada