Buscar este blog

viernes, 17 de diciembre de 2010

Fiestas de navidad

Por:Doris Sánchez

Juan M. Ballesteros, de Campanillas en Málaga, España ha recopilado y elaborado este texto para que tengamos una idea de sus orígenes.

El día de Navidad es el 25 de diciembre, cuando se conmemora el Nacimiento de Jesucristo en Belén según los evangelios de San Mateo y San Lucas. Después de la Pascua de Resurrección es la fiesta más importante del año eclesiástico.

Como los evangelios no mencionan fechas, no es seguro que Jesús naciera ese día. De hecho, el día de Navidad no fue oficialmente reconocido hasta el año 345, cuando por influencia de San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianzeno se proclamó el 25 de diciembre como fecha de la Natividad.

De esta manera seguía la política de la Iglesia primitiva de absorber en lugar de reprimir los ritos paganos existentes, que desde los primeros tiempos habían celebrado el solsticio de invierno y la llegada de la primavera.

La fiesta pagana más estrechamente asociada con la nueva Navidad era el Saturnal romano, el 19 de diciembre, en honor de Saturno, dios de la agricultura, que se celebraba durante siete días de bulliciosas diversiones y banquetes.

Una vez incorporados estos elementos, la Iglesia añadió posteriormente en la Edad Media el nacimiento y los villancicos a sus costumbres. En esta época, los banquetes eran el punto culminante de las celebraciones. Todo esto tuvo un abrupto final en Gran Bretaña cuando, en 1552, los puritanos prohibieron la Navidad. Aunque la Navidad volvió a Inglaterra en 1660 con Carlos II, los rituales desaparecieron hasta la época victoriana.

La Navidad, tal como la conocemos hoy, es una creación del siglo XIX. El árbol de navidad, originario de zonas germanas, se extendió por otras áreas de Europa y América. Los villancicos fueron recuperados y se compusieron muchos nuevos (la costumbre de cantar villancicos, aunque de antiguos orígenes, procede fundamentalmente del siglo XIX). Las tarjetas de navidad no empezaron a utilizarse hasta la década de 1870, aunque la primera de ellas se imprimió en Londres en 1846.

La familiar imagen de Santa Claus, con el trineo, los renos y las bolsas con juguetes, es una invención estadounidense de estos años, aunque la leyenda de Papá Noel sea antigua y compleja, y proceda en parte de San Nicolás y una jovial figura medieval, el espíritu de navidad. En Rusia lleva tradicionalmente un cochinillo rosa bajo el brazo.

Actualmente, la Navidad es tiempo de gran actividad comercial e intercambio de regalos, reuniones y comidas familiares.

En Occidente se celebra la Misa del gallo en iglesias y catedrales. En los países de América Latina, de arraigada tradición católica, se celebra especialmente la Nochebuena (24 de diciembre) con una cena familiar para la que se elaboran una diversidad de platos, postres y bebidas tradicionales.

También se acostumbra asistir a la Misa del gallo y celebrar con cohetes y fuegos artificiales.

NAVIDAD EN LA REPÚBLICA DOMINICANA (DE MI AUTORÍA)

En mis propias palabras me permito decir que como las navidades de mi país ninguna, es algo maravilloso que se empieza a sentir a mediados de octubre con esa suave brisa al atardecer, huele a navidad, se siente la navidad y se empieza a gestar en todos los corazones una alegría incontenible, la espera de esos familiares distantes que abarrotarán los aeropuertos y carreteras, todos con un mismo fin, estar en familia en navidad.

Los problemas no quedan aparcados porque gracias la regalía o doble sueldo muchos resolverán sus asuntos económicos, las tiendas preparadas para las ventas, regalos y bombones por todos lados, se programan comidas o cenas de empresa muchas de ellas bailables con orquestas o perico ripiado, no falta esa sonrisa y cordialidad, esa felicitación telefónica de siempre, los ojos cobran un brillo especial, el de la ilusión. El Dominicano disfruta como nadie la navidad, el árbol de navidad que asoma el colorido en las luces con su nacimiento debajo ( como manda la tradición) se colocan a finales de noviembre en cada hogar y empresa, luces en las calles que con tristeza son retirados lo más tarde posible porque no queremos desprendernos de la navidad, generalmente pasado el 6 de enero de cada año.

Adoro de la navidad esos perdones y reconciliaciones por asuntos ya pasados que ahora no tienen la menor importancia, ese pasar página para esperar algo mejor. No vale la pena iniciar un nuevo año con dolor en el corazón, hay que cerrar heridas y empezar de nuevo, es duro perdonar a quien ha roto tu corazón pero al menos se debe intentar.

La cena del 24 de Diciembre toda la familia sentada a la mesa, las fotos y anécdotas, tanta comida junta y de los postres ni hablar, adoro los dulces y los niños esperan ese momento lamiendo sus labios de placer. El día 25 la tradición manda salir a visitar de casa en casa donde no falta el brindis ya sea una copita de Anís del Mono, una cerveza, una copa de vino o cualquier rico licor. Adoro esos restos de comida que amanecen en la nevera, y que disfrutamos al siguiente día, nada se pierde.


Todos despidiendo a un año que generalmente suele no haber sido muy bueno, esperanzados en que el nuevo año traerá más alegrías a nuestros hogares. Se estrena ropa según la situación económica, pero lo más de todo ese abrazo a alguien que ha venido a pasar la navidad con nosotros, recibir y dar alegría.

El día de Reyes antes de celebraba el 06 de Enero y se sigue haciendo en familias tradicionales, la desventaja que los niños no disfrutan sus juguetes porque ya deben volver a la escuela, mientras que si se les deja antes los pueden disfrutar en sus vacaciones de navidad.

Valoramos mucho ese encuentro familiar que es esencial para nuestras vidas, se está unido pero el futuro no lo conocemos, echamos en falta a los que ya se han ido de este mundo y hasta dejamos caer alguna lágrima en su recuerdo. No olvidemos a los que nos rodean y tratemos de darles felicidad.

El 31 de Diciembre es la despedida de un año y la esperanza de lo desconocido que ha de venir y que esperamos sea positivo, volvemos a reunirnos en familia y esperamos las 12 de la noche para abrazar a todos y desearles una feliz navidad. Recuerdo con cariño que solía salir corriendo como loca abrazando a todos los vecinos, ni los de el colmado más cercano se me escapaban, desconocidos o no merecen ser felicitados en navidad, y como buena Dominicana siempre lo he hecho aún estando fuera del país. Ser expresivo se contagia y aunque los que te rodean no te entiendan se dejan contagiar con tu alegría, la alegría propia del Dominicano.

Felicito de corazón a todos en mi hermoso país y el resto del mundo, deseándoles un año nuevo lleno de buenos propósitos, trabajo para los que no lo tienen, salud y prosperidad, la fe se ha de mantener y los deseos se pueden convertir en realidad, pasar balance es bueno para reconocer lo que hemos conseguido y los fallos para no repetirlos.. Que reine la paz y la alegría en todos y por favor intentad que cada niño tenga un juguete en sus manos. No me gusta la política pero no puedo olvidar al extinto presidente Joaquín Balaguer que repartía canastas con alimentos y dulces navideños además de juguetes a los niños en navidad aportando felicidad en la cara de los más necesitados, todos merecemos una navidad y los más necesitados son los olvidados de siempre. Si tienes la oportunidad de compartir esta navidad con personas mas pobres que tú dale gracias a Dios por haberte dado la oportunidad,redundará en tu beneficio personal.

Feliz navidad pueblo Dominicano, en la distancia me uno a la alegría y que no falte ese merengue y esa bachata, esa cerveza en los colmadones y que la gente ría sin parar porque eso es lo que nos hace tan auténticos, diferente a todo el resto del mundo, sacamos la cara más amable, nuestro mejor perfume y el colorido de nuestros trajes, vivimos y disfrutamos en grande la navidad!!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada