Buscar este blog

lunes, 4 de febrero de 2013

la gran diferencia



Autora  :  Doris Sánchez

En Dominicana se usa tender a ropa en largos tendederos que van de un lado al otro o de un edificio al del otro lado, sin que nada importe la distancia, esos rieles que llevan y traen y que soportan tanto peso hasta que un día agotados por las lluvias y altas temperaturas del sol, flaquean sus fuerzas y todo va a parar al suelo eso sí, casi siempre sin desprenderse del cordel (de Nylon y de metal) porque siempre van sujetos con pinzas de manera o de plástico.  Es una costumbre tan propia de los países del Caribe que cuando me he visto con parecida posibilidad a tanta distancia del Caribe, he sentido una profunda alegría y ganas de estrenarme cuando antes. 
La primera vez que lo intenté fue luego de finalizados días consecutivos de lluvia abundante, salía el soy y ya el ciclo en la lavadora había terminado, cuando he visto el sol salí toda emocionada a tender mi ropa sujeta con pinzas pero poco duró mi alegría, casi medio día y me enteraba que la humedad pese a que no llovía, no le permitía secarse por lo que la retiré y coloqué en el tendedero dentro de casa.  Hoy por segunda vez me llega  la alegría en mayor medida porque amaneció soleado, tendí todo lo que los cordeles me permitieron tender, hasta puse a mi periquito Blue a tomar el sol pero unos  20 minutos más tarde y en medio del radiante sol, se empezaron a trasparentar unas finas gotas de agua que sin darme tiempo a nada, se convirtieron en lluvia, a correr se ha dicho, el sol marchó y llegó la lluvia de nuevo, no es justo, con las ganas que tengo  de hacer algo tan típico de dominicana, tengo deseos de poder quitar la ropa seca de todo,  creo que tendré que esperar, a seguir tendiendo en los radiadores o dentro de casa porque el mal tiempo no permite tregua alguna.   No  te puedes imaginar  cuanto añoro el  sol tropical que deja tan hermoso bronceado en la piel, aparte de secar la ropa  a gran velocidad.
Mi agradecimiento especial para mi amiga Doris Montes de Oca que me ha enviado esta  foto desde desde mi pueblo natal San Juan de la Maguana en la República Dominicana,  para engalanar este artículo.   Mi gratitud además  para Mayra  Jasmin y Nurys  Pérez otras dos amigas que hicieron intentos pero que no me llegaron, gracias.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada