Buscar este blog

viernes, 3 de agosto de 2012

Alguien debe dar el primer paso



Autora   :   Doris Sánchez
 
Como mismo ocurre cuando se inicia una  relación    igual debe pasar para finalizarla, cada día escucho desde primeras  horas  de la mañana  Cadena Cien, una emisora  con sede en las más grandes ciudades españolas lo que garantiza una audiencia más acorde con el entorno, cada día atienden la petición de uno de sus oyentes que desea declarar  su amor a la otra persona y que hasta el momento por distintos motivos no se había atrevido a hacerlo de forma directa, llamada sorpresa y de ser correspondida se les premia con una cena cortesía de la Cadena de radio, mientras no me llamen a mí os juro que lo disfruto mucho porque me hace volver la mirada atrás a mis años de adolescente, a mis primeras declaraciones de amor y que conste, que sucedió en tiempos  en que  la mujer debía esperar que el chico diera el  primer paso, si nos adelantábamos ya se dudaba de nuestra seriedad, vaya ganas que nos teníamos que aguantar, creo que de ahí venía que nos mordíamos tanto las uñas.  Cuando la relación ya existe o al menos ya va siendo algo más estable, aunque no exista el formal compromiso del anillo en  el dedo o visita a la iglesia o al Juzgado más cercano, me refiero a cualquier tipo de relación que por falta de funcionalidad ninguna de las partes se atreve a dar el paso para finalizarla,  igual no ha pasado nada que no sea explicable y hasta entendible, alguien da el paso y ahí o se aclara todo o se queda finalizada para siempre. Lo triste y hasta cierto punto traumático es que alguien deje  todo a mitad del camino  sin al menos dar   una explicación  a la otra parte que  en algún caso hasta lo agradecerá  porque a sabiendas de que no era una relación que llevaría a buen puerto, tampoco eras capaz de ponerle punto final,  por motivos  muy variados  pero también en la que podía existir factores adversos que le daban nota de insostenibilidad y  gracias a que el otro ha sido más fuerte te lo ha servido en bandeja de plata y hasta lo agradecerás, qué bueno que no he tenido que tomar yo la decisión, es que tampoco hubiese podido hacerlo por falta de voluntad,  así pensarás cuando haya pasado el tiempo.

 
Para que una relación sea efectiva hay que mirar no solo los sentimientos personales, hay que extenderse hasta el entorno de ambos, mirar  si está o no bien lo que se hace y sobre todo si hay  personas que sin merecerle podrían salir afectadas, hay que seguir adelante porque con toda seguridad habrá muchos más Romeos y más Julietas con iguales necesidades y tal vez más solos que la una, las dos o las tres.  La felicidad es un conjunto  en el que si uno de sus elementos falla, con seguridad todo lo demás se iría al traste y no dejará  de ser un error más  de los tantos que voluntaria o involuntariamente  nos hemos permitido cometer.  Si alguien te ha dejado en mitad del camino y sin que importe el tipo de relación que les unía, déjale ir, aplicate el dicho que de ¡¡¡Si amas algo dejalo libre, si vuelve es tuyo y si no vuelve nunca lo fue!!!  No cometas el error de convertirte en esa persona persistente  que mendiga unas palabras, cariño o simplemente que te atiendan  el teléfono o que te contesten el mensaje todo lo contrario, borrale  con mierda de gato de tu vida y de tu agenda  telefónica, de tus contactos en las redes informáticas y si te mudas de vivienda ni te intereses en darle tu nueva dirección, hay que pasar  página y  seguir adelante que el camino es largo y el destino te irá sirviendo de GPS.
Cuando veo a los peregrinos en las cercanías de Santiago y en la propia ciudad ya llegando a su meta  tiendo a imaginar que la voluntad de las personas  es envidiable, vienen de todos los puntos del mundo a veces sin nunca haber hecho la ruta pero con un meta que les irá guiando en el camino, cuando les miro caminar con tanta seguridad que hasta llegan a romper sus zapatos pero se los cuelgan en uno de los hombres y cambian por otros pero jamás desisten en su intento de llegar hasta los pies del Apóstol en la Catedral, para ellos obtener el certificado que acredita que han culminado todas las etapas les llena de una gran alegría que muchas veces lo he podido captar en hermosas fotos.  Esto me sirve para aspirar a llegar a todas las metas establecidas en mi vida, si nunca antes he tirado la toalla lo que me ha permitido crecerme cada vez más, ahora me sirve para  hacer entender a mis lectores que todo lo que desaparece  de nuestras vidas incluida las personas  forma  parte de un plan  perfectamente ideado por Dios,  hay que dejar ir cosas del presente para que puedan llegar  las etapas del futuro, del cambio y  la culminación de nuestros propósitos, esas metas que al alcanzar nos llenarán de mucha felicidad. ¡¡Déjale ir y ya verás que alguien  a tu vida vendrá, y a la mía también!!
Las canciones y poemas de amor son tan abundantes como los temas relacionados al desamor, cantantes de todo el mundo han servido de base para el nacimiento de una relación , de matrimonios, del nacimiento de sus hijos,  pero también debemos recordar esos termas que como arma blanca penetran en cada rincón del corazón para clamar al desamor, a la traición, infidelidad, abandono, cuando nos rompen el corazón claro que debe doler pero no tanto como para no repararlo  y pegarlo con pegamento hasta que sus partes se unan y le permitan seguir adelante, o acaso te piensas quedar ahí tirado en medio de la acera o el pavimento de una autopista para que los coches o las personas te arrollen,  espero que no!!!  No hay edad para enamorarse pero tampoco hay edad para desenamorarse la vida es un juego en el que debemos mover fichas, es una noria que girará  y algún día se detendrá para ya no moverse jamás por lo que de momento te invito a ser parte de ese juego recordando siempre que la felicidad la llevamos dentro para  amortiguar todas las circunstancias que surjan en el camino.  El vídeo que adjunto nada tiene que ver con mi vida, lo he colocado para que veáis la explicación que amor que ha colgado en you tube una chica haciendo público así su dolor.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada