Buscar este blog

martes, 2 de abril de 2013

¡No hace daño quien quiere, sino quien puede!



Autora  :  Doris Sánchez

Mucho hemos aprendido  por la información que nos llegan desde los distintos medios de comunicación pero queda mucho camino por recorrer.  Sobre el acoso todos ya tenemos una idea pero los casos se multiplican y es bueno aceptar que  esta condición no va dirigida a personas específicas pero tampoco de dónde proviene porque hay de todo.  Hemos visto el acoso escolar cuyos casos van desde lo más simple hasta atentar contra la vida de algún chico, lo vemos también en el ámbito familiar, en mayores y hasta en indigentes  que deambulan por la calle en busca de un lugar para guarecerse por las noches, tal vez recuerden el caso en que unos chicos desaprensivos  prendieron fuego a uno de ellos que dormía dentro de un cajero bancario sin ningún tipo de compasión.  El acoso cibernético ha llevado a muchos  jovenes a la depresión y al suicidio porque la juventud en la mayoría de los casos no sabe defenderse y menos los niños más pequeños.
Las palabras también hacen mucho daño, expresiones como no te quiere nadie, estás loca, esquizofrénica, estás gorda, eres fea, ojalá te mueras,  eres indeseable, un bueno para nada,  eres igual que tu padre (en casos de divorciados es peor)  se dicen cosas  sin pensar  o muy bien pensadas pero si la persona que las recibe no tiene una  autoestima  por encima de la media requerida,  con toda seguridad que sentirá ganas de apartarse y no del lado de quién le ha herido, querrá apartase del mundo o dejar de ser visible.  ¿Qué busca la persona que de tan mala manera actúa? Sin lugar a dudas causar daño y muchos han sido responsables de suicidios o intentos de suicidios,  de niños que no desean volver al colegio ni al parque de juegos. Mientras más profundo mucho mejor  satisfacción sentirá la hiedra envenenada y ahí quiero llegar, ¿sabías que de tu reacción dependerá el efecto?   Las palabras de toman de la boca de quien  vienen,  sin duda habrás leído algo que dice así  "Te deseo el doble de lo que deseas para mi" ese gusto no se lo debes dar a nadie todo lo contrario, tienes que sacar la capa de toreo cuando alcances a ver al toro venir y te sacarán el pañuelo blanco y hasta cortarás varias orejas, la maldad y mala fe de gente que todos tenemos en nuestro entorno y que a veces hasta la tenemos en muy alta estima.   El daño no se hace solo cuando sangra la herida, existen heridas  invisibles que nunca cicatrizan ni se borran de nuestras mentes, el camino es duro pero irremediablemente hay que recorrerlo para alcanzar la madurez personal y hasta mental.  Con toda seguridad alguien te habrá dicho cosas tan feas que habrás sentido ganas de llorar pero apretaste los puños y cerraste tus oídos porque decidiste actuar con elegancia y hasta desearle un "Que Dios te bendiga, hermosas palabras", es una reacción inteligente y si de tus ojos no salieron lágrimas de tristeza o impotencia es que habrás llegado al escalón más alto, felicidades!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada