Buscar este blog

sábado, 8 de enero de 2011

La estatura no es impedimento







Autor : Doris Sánchez
Adjunto : Material publicado en Google.


Para muchas personas especialmente aquellas que desarrollan labores públicas muchas veces el éxito se les ve empañado por su baja estatura mientras que para otros ese ha sido impedimento para alcanzar sus metas y hasta la felicidad consigo mismo y con los demás. La mujer bajita disfruta de sus encantos y se complementa con altos tacones sin convertirlo en una tragedia personal. Chiquita pero tupia reza un refrán haciendo alusión a chicas pequeñas pero bien atractivas. Cantinflas, Chiquito de la Calzada, Nelson Ned, Alaska o Fangoria, entre otros muchos nombres de personas conocidas en España y el mundo, que alcanzaron sus metas sin que la edad haya sido in impedimento para ello.


Hago un repaso mental y en google y me encuentro con reacciones de todo tipo que más adelante voy a comentar. En lo que se refiere a mi experiencia personal soy de alta estatura y las parejas que he tenido a lo largo de los años han sido más bajas que yo y con lo me atrae un hombre alto y elegante no entiendo el porqué de mi elección, perdón es que me han elegido a mí y esta es la explicación.

Cuando el hombre tiene poca estatura se complementa en muchos casos con una mujer alta a la que intenta eximir de los altos tacones para sin éxitos igualar estaturas utilizando trucos como tacones gruesos o peinados altos para alcanzar unos centímetros.

A donde ha quedado aquello de que los mejores perfumes vienen en frascos pequeños, o lo de pequeñito pero juguetón. La estatura de las personas es lo de menos, la capacidad intelectual, sus dotes artísticos, su carácter, sencillez, lo amoroso y detallista. Son muchos hombres y mujeres que inconformes con su estatura han intentado todos los recursos hasta llegando a dolorosas cirugías para alargar sus extremidades tan solo unos centímetros, el tamaño no es lo que importa, se valora mucho más la calidad interior de las personas. He de reconocer que las mujeres lo tienen mucho más fácil con los altísimos tacones que usan para alargar su figura, la Princesa Leticia es un ejemplo de Ello y ha sido muy criticada por una gran mayoría que pasa de la alta estatura del Príncipe, ni entiende ella puede tan solo buscar elegancia y no quedar tan dispar de él en los actos oficiales.

Hasta donde puede ser capaz de llegar una persona por alcanzar más estatura? Por lo que me he enterado, a todo, desde lo más lógico hasta lo más incomprensible.

Un productor de Televisión en España a diario hace referencia a su baja estatura, controla todo hasta el enfoque de la cámara y colocación de las personas a estar a su lado, llegando a subirse en escalones y alguna tarima entre bromas para verse más alto, como no me corto un pelo


Una tarde mientras disfrutaba de la tele participé en una nueva sección de preguntas y comentarios de la audiencia mi pregunta era para su productor, El porqué le importaba tanto la estatura?? A seguidas me referí a su ego, estaba frente a la pantalla cuando la Defensora de la Audiencia externó al presentador mi pregunta y he de reconocer que su respuesta aparte de correcta fue muy respetuosa, eso he de agradecerlo. El ego es ese tono alto y autoritario que suelen tener las personas de baja estatura que si tiene alto grado de autoridad se eleva o duplica al máximo. Napoleón Bonaparte, Simón Bolivar, al extinto presidente Dominicano Joaquín Balaguer, Nelson Ned el pequeño gigante de la canción,por mencionar algunos. En españa María Antonia Iglesias con su diminuta estatura y potente voz y acertadas palabras, deja sin habla a muchos.

En cada país del mundo hay grandes personalidades o las hubo, esos éroes inolvidables que han dejado ejemplo o una interesante trayectoria o cambios importantes para millones de personas, pero todas ellas con un común denominador, baja estatura y enorme potencia de voz, casualidad? Pienso que no.


A pesar de todo, si se hace un repaso de la Historia de la política, la economía o la cultura a nivel mundial, se pueden encontrar fácilmente una gran variedad de personas públicas que, sin superar los 1,70 metros, han marcado un antes y un después y han cosechado grandes éxitos y abultadas cuentas bancarias. Algunos han dejado huella después de morir -para bien o para mal- y otros han logrado mantener su fama e influencia a pesar del paso del tiempo.
Es habitual que los afectados por el 'mal de estatura' busquen potenciar otros atributos, como la musculación a través del ejercicio físico -Sarkozy, por ejemplo, practica 'jogging' o Aznar intensas y evidentes sesiones de flexiones y ejercicios de gimnasio- o la inteligencia, aumentando su nivel de conocimientos y tratar de suplir esa ausencia de estatura con la cultura.

Aznar: 1,71 metros
Al igual que Sarkozy, el ex-presidente del Gobierno español ha recurrido a las alzas para disimular su baja estatura, aunque su caso no es tan conocido como el del francés por la forma discreta en la que ha actuado.


España precisamente no se caracteriza por la altura media de su población, existen numerosos políticos de baja estatura, pero Jose María Aznar representa uno de los ejemplos que más alto ha llegado, a la Presidencia del Gobierno español durante ocho años. Sus 1,71 metros de altura no le supuso dificultad alguna para posar con importantes y 'altos' mandatarios internacionales de todo el mundo, ni apoyar una guerra -la de Irak en 2003- que le costó el puesto un año después en las elecciones presidenciales.
Fin de mundo, un estudio reciente, reseñado en New Scientist y luego en BBC Mundo, señala que los humanos bajitos son mas celosos. El estudio dice: “Los hallazgos sugieren que la estatura puede tener consecuencias sicológicas importantes” ¿Será verdad?

BBC Mundo
15-03-08
Los investigadores encuestaron cerca de 500 personas.
Los hombres bajitos tienen la tendencia a ser más celosos, afirman científicos.


Investigadores españoles y holandeses encuestaron a 549 hombres y mujeres para determinar qué tan celosos eran, y para identificar las cualidades que los hacían sentir más inseguros.

Los hombres se sentían más nerviosos ante sus rivales atractivos, ricos y fuertes, pero lo más altos eran los más relajados, informó la revista New Scientist.
Las mujeres se sentían más celosas de la belleza y el encanto de otras, pero las más bajitas y las más altas eran las más celosas.

La mujer de altura promedio era la menos celosa, pero su tendencia era la de sentirse insegura con mujeres que tenían una estatura más alta.
El informe de las universidades de Groningen y Valencia, dice que las mujeres con altura promedio tendían a ser más fértiles y saludables, y que como resultado, era improbable que se sintieran celosas de mujeres con atributos similares.
En cambio, afirman los investigadores, los resultados mostraron que ellas estarían más celosas de mujeres con mayor estatura que tuvieran con ciertos atributos masculinos como mayor estatus social y más fuerza física.

Entretanto el informe, publicado originalmente en la revista Evolution and Human Behaviour, dice que los hombres más altos serían menos celosos porque la estatura masculina está asociada con atractivo, dominio y éxito reproductivo.
Los investigadores dijeron que el reino animal ilustraba este hecho, pues los animales más grandes tienen más posibilidades de ganar peleas y obtener dominio y monopolizar el acceso a las hembras.

Ellos afirmaron que en los humanos la estatura era una de las primeras características que otros notaban y en consecuencia estaba asociada con el estatus.
También señalaron que investigaciones previas mostraban que los hombres más altos tenían carreras más exitosas, ganaban más dinero y tenían mujeres más atractivas.
Fin de mundo, un estudio reciente, reseñado en New Scientist y luego en BBC Mundo, señala que los humanos bajitos son mas celosos. El estudio dice: “Los hallazgos sugieren que la estatura puede tener consecuencias sicológicas importantes” ¿Será verdad?

BBC Mundo
15-03-08
Los investigadores encuestaron cerca de 500 personas.
Los hombres bajitos tienen la tendencia a ser más celosos, afirman científicos.
Investigadores españoles y holandeses encuestaron a 549 hombres y mujeres para determinar qué tan celosos eran, y para identificar las cualidades que los hacían sentir más inseguros.

Los hombres se sentían más nerviosos ante sus rivales atractivos, ricos y fuertes, pero lo más altos eran los más relajados, informó la revista New Scientist.
Las mujeres se sentían más celosas de la belleza y el encanto de otras, pero las más bajitas y las más altas eran las más celosas.

La mujer de altura promedio era la menos celosa, pero su tendencia era la de sentirse insegura con mujeres que tenían una estatura más alta.

El informe de las universidades de Groningen y Valencia, dice que las mujeres con altura promedio tendían a ser más fértiles y saludables, y que como resultado, era improbable que se sintieran celosas de mujeres con atributos similares.
En cambio, afirman los investigadores, los resultados mostraron que ellas estarían más celosas de mujeres con mayor estatura que tuvieran con ciertos atributos masculinos como mayor estatus social y más fuerza física.

Entretanto el informe publicado originalmente en la revista Evolution and Human Behaviour, dice que los hombres más altos serían menos celosos porque la estatura masculina está asociada con atractivo, dominio y éxito reproductivo.
Los investigadores dijeron que el reino animal ilustraba este hecho, pues los animales más grandes tienen más posibilidades de ganar peleas y obtener dominio y monopolizar el acceso a las hembras.

Ellos afirmaron que en los humanos la estatura era una de las primeras características que otros notaban y en consecuencia estaba asociada con el estatus.
También señalaron que investigaciones previas mostraban que los hombres más altos tenían carreras más exitosas, ganaban más dinero y tenían mujeres más atractivas.

Finalmente puedo concluír que la felicidad de las personas no está en su estatura, es un asunto mental, nuestra felicidad depende de otros valores para nada apreciables desde el exterior, en nuestro yo interno está la respuesta, de nuestros sacrificios por alcanzar nuestras metas.


No se puede ser felíz pensando en lo que ha de venir del exterior cuando en nuestro interior bulle un sin fín de recursos a ser utilizados y que se desperdician porque no nos enteramos de su existencia ni lo utilizamos para darnos felicidad a nosotros mísmos y mucho menos a los demás.

El tamaño es lo de menos y lo podemos comprobar analizando la vida y el legado de personas que la estatura no ha necesariamente su principal virtud. Somos como somos y hemos de ser felices valorando lo que tenemos sin envidiar las y virtudes de los demás. Cada persona tiene su atractivo personal, conocernos y utilizar nuestros recursos para alcanzar nuestras metas en la vida, eso es lo que verdaderamente importa,lo demás es pura vanidad.

Más que atractivo físico las personas inteligentes que saben lo que quieren en la vida buscan estabilidad, encontrar a esa persona que les haga sentir importantes, que tenga detalles y les respete, sea fiel y valore, con la cual envejecer y celebrar muchos años más de felíz convivencia. No todos son felices saltando de una pareja a otra y si los hay es una etapa poco duradera, al final ni la belleza ni la estatura son determinantes para el éxito personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada