Buscar este blog

miércoles, 18 de abril de 2012

Un día de lluvias, es diferente



Autora  :  Doris Sánchez


Lluvia intensa,   ayer rayé un poco mi coche entrando en el garaje casi imposible de mi vivienda y me he preguntado, ¿pero si llevo varios años entrando y saliendo y creí que todo estaba ya controlado? pues no, nos dormimos en los laureles y damos todo por  hecho cuando debemos seguir en alerta naranja o amarilla.  El consuelo es pensar ¡¡ Pudo haber sido peor!!  ¡¡Sana, sana culito de rana!!   Un día de perros porque de gatos  imposible, porque no les gusta la lluvia y menos mojarse.  Los días de lluvia son un desastre en el tráfico y andando, la gente como que anda más nerviosa y a todos se nos pegan las sábanas con el calentito y el tic tic de la lluvia al golpear en la ventana  ya sea de cristal o de metal.

Hoy más lluvia y marcho hacia el Hospital Clínico a primera hora  de la mañana para conseguir aparcamiento sin pagar (estamos en tiempos de crisis) finalmente lo consigo, entro a mi consulta, salgo y voy hacia el coche,  la llave  no aparecía por ningún lado, abro  el bolso y  saco todo, miro debajo del coche, tampoco estaba puesta en el encendido, en fin, vuelta para la consulta, pregunto y alguien me dice que una compañera encontró una llave en el mostrador y las guardó por si volvía el dueño a buscarla, y tanto, marchar a pie y mojándome no tenía la cara bunita,  la llave era  la mía!!!  No me la comí a besos porque ya estoy hastiada de que me digan que los latinos somos muy empalagosos (cuestión de carácter nada más, el ardiente sol del Caribe pone a volar a cualquiera).

Días intentando ir al supermercado a hacer la compra, frigorífico más desierto que el Sajara y la gente de mi entorno más que preocupada hasta llegando a pensar que no tengo ni para comida, que no tontos, eso se llama dieta estricta de cara al verano!!!    Vengo con una mega compra para complacer peticiones, para mí es más que una tentación insostenible e inaguantable, demasiado comedimento cuando el frigorífico y la despensa te guiñan el ojo todo el santo día y noche también.

Anoto todo en agenda para no olvidar los compromisos y hasta los cumpleaños familiares y de amigos,  se me olvidan cada día más las cosas, a veces temo dejar a mi periquito Blue sin comida,  que por cierto, le he traído de regalo unas ricas barras rebosadas en miel de abejas.  Igual huyo de los años porque todo se pega, pero quiero cumplir  todos los años que Dios me permita, y pronto seré un poco más mayor, años más alegría multiplicado por dos, eso es aceptación de lo vivido y lo no vivido, también.  Hay gente que se ofende cuando le preguntas la edad,  ¿por qué? Yo cumpliré 55 años  el día 09 de mayo y soy la cincuentona más alegre del mundo, queda mucho por vivir, ilusiones por cumplir, sueños por realizar, cada día es una experiencia, cada cumpleaños una oportunidad de pasar revisión como  pasar revista en las listas del ejército.

Varios días lloviendo  en todo el territorio gallego y gran parte de España, nieve y bajas temperaturas cuando ya casi teníamos  el buen tiempo asegurado. Hago planes personales en los que pretendo involucrar a mucha gente, campaña política para nada, igual deseos de un baño de abrazos limitados que más adelante os contaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada