Buscar este blog

sábado, 5 de febrero de 2011

Mi chaqueta de lunares









Autor: Doris Sánchez

Me considero una persona más del montón, una nueva española que encima de venir de otro país, ha sufrido cambios significativos en su vida que le obligan a una segunda adaptación por cambio de status, de residencia, de amistades y mucho más, pero contenta y muy felíz con mi nueva vida en libertad.

Me instalo en Santiago de Compostela tímidamente intentando coger un lugarcito aún fuera al lado de la puerta de salida sin empujar ni pisotear a nadie, me he colocado en algunos medios de comunicación que se han dejado contagiar con mis escritos, a los que dedico mucho tiempo porque quemo adrenalina además de ser mi terapia psicológica. De abogada de repente me veo como escritora y de la noche a la mañana mi nombre ya no es tan desconocido. De inmigrante nada ya me lo ha reclado una de mis amigas, soy española sin más vueltas.

Las actividades sociales me encantan, los que conocen mi vida anterior de locutora y presentadora de espectáculos públicos multitudinarios, maestrías de ceremonias y demás, saben que soy muy sociable, pero no en todos los lugares ni países tiene el mismo repunte ni las mismas oportunidades.

Me invitan a una actividad social, llevo un hermoso traje de chaqueta tres piezas, de alta costura que me ha costado mi dinero y que me dió la gana de ponerlo, primero porque fui invitada con poco tiempo, segundo porque no estoy entre las que se van a sus famosas diseñadoras, tampoco puedo

costearme una "persona shopper" para que me seleccione mi vestuario que aparte de ser la última moda, evitaría quedes entre las peor vestidas ja ja ja. Con lo independiente que soy, tan segura de que llevo lo que me apetezca, tal vez porque vengo de un país donde el clima es igual para todo el año, eso de marcar tendencias estando a la última no es lo mío, voy a mi bola y ya está.

Pues eso, llevo mi elegante traje casi nuevo pero de repente alguien me dice que salgo en un programa de la televisión santiaguera que se dedica a cortar tijeras sobres los buenos y no tan buenos atuendos, que mi chaqueta de lunares no era apropiada para la ocasión, que si la hora, o el tipo de evento ja ja ja, pues nunca supe de la existencia de ese programa hasta ese día, lo busqué y lo encontré colgado en internet. Con toda modestia he de decir que en la galería de fotos y videos aparezco monísima, desde mi punto de vista impecable pero nada, hablan los expertos en moda jaja ja.

Sin esperar ni un segundo escribí un artículo que fué publicado en Cartas al Director en La Voz de Galicia, donde manifestaba mi parecer al respecto, que hay que pasar, no decir nada?? eso que se lo digan a otra no a mí, me tenía que dejar sentir haciendo uso de mis derechos como buena abogada que soy, y tanto!!.

Ayer tarde y después de algunos meses de lo sucedido por fí
n me he presentado ante la persona responsable de ese programa y con mi acostumbrada sonrisa le dije Hola, "Soy la de la chaqueta de lunares" esa misma soy yo, no soy nadie importante ni para la high class de Santiago y menos para ser mencionada en un programa de tv de tanta fisnura como decimos los dominicanos. Soy una que estuvo ahí por casualidad. Me correspondió con simpatía y respeto, hasta intentó darme alguna excusa o justificación, nos reímos mucho pero lo que más me gustó es que mi amiga santiaguera de toda la vida, prefirió quedarse en un lado bien distante con temor a lo que fuera a pasar y no pasó nada, al ver las risas y nuestra cordialidad se acercó hasta nosotras y las tres disfrutamos el grato momento, la sangre no llegó al río y estoy segura que cuando me vuelva a ver en otras actividades pasaré inadvertida porque ya lo sabe, no soy ni conocida ni famosa. Soy una humilde mujer que conoce el alcance de sus posibilidades, que no vive en la luna y que póngase lo que se ponga brillará porque la estrella se lleva dentro, según te sientas y la seguridad en tí misma es la que te dará firmeza aún llevando una chaqueta de lunares.

Varias amigas me han comentado que no asistieron a la cena anual de la "Fundación Andrea" en Santiago, una actividad pro fondos en favor de niños con enfermedades raras, es una pena dejara de ingresar ese dinero, lo peor es que no asistieran ante el temor de esa tan temible cámara grabandolo todo para luego pasar por la mirilla de un programa que critica las vestimentas, en el que algunos son muy considerados y otros masacrados sin piedad, es una pena que la buena fe de las personas se vea bloqueada por este tipo de comportamiento repetitivo en cada actividad social.

Respeto que tengan que trabajar para susbistir pero es un poco pesado disfrutar del momento, pasar por el back stay (en ingles) en el que posas pensando que saldrás en la galería de fotos y videos del evento pero no, ahí están ellos esperándote en la entrada cámara en mano y libreta de apuntes con boligrafo para no perder detalles.

Luego te ves en la tele siendo criticada minuciosamente de pies a cabeza, bolso, tocado, pasminas y demás; con la aprobación o el suspenso de estos señores. Ana muy considerada conmigo dijo, al menos ella lo ha lucido con elegancia y mucha seguridad, gracias por evitar mi linchamiento ja ja ja

Ana Iglesias me ha encantado conocerte, eres muy agradable y educada, no te prometo que no volveré a usar mi chaqueta de lunares negros, es que me encanta y aún sigue en mi ropero porque es mía y me ha costado mi dinero.

Tampoco rechazaré ninguna otra invitación, he decidido irme al mercadillo en busca de un look por 50 eurillos como hacen en la tele, verdad que quedan monísimas?? y ni ustedes se darían cuenta a menos que yo lo diga, hay tantas imitaciones de marcas muy famosas accesible solo a los adinerados y yo no lo soy. Soy Doris Sánchez, es lo que me interesa que la gente conozca de mí, a esa Doris interior que en España muy pocos conocen. Me quedo con el reconocimiento de los que leen mis escritos o visitan mi blog, de mi gente Dominicana y Sanjuanera en especial, mi pueblo en la región sur del país, ahí sí que saben y mucho de mí, ya con eso soy muy felíz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada