Buscar este blog

miércoles, 29 de febrero de 2012

Electricista improvisada




Autora   :  Doris Sánchez

 
Hay Trabajos que de por sí son para hombres al menos en El Caribe, asuntos de fontanería, electricidad, cargas pesadas, pintura de pisos, ebanistería, incluso las labores agrícolas en su mayoría eran trabajo impropio de mujeres, al menos mi tía Luisa  pasaba de esas normas y trabajaba la agricultura mejor que cualquier hombre, mujer robusta con bastante energía y sobre todo de salir adelante, yo he suspendido la materia puesto que dependo de terceras personas para muchas de estas cosas y les explicaré el porqué.

Todo el tiempo que llevo en España veo a diario las noticias y no te pienses que soy tonta no, he visto tantos accidentes por explosión de calderas con mala combustión, problemas eléctricos y  evito resolver cosas tan sencillas como cambiar una bombilla que se ha quemado,  mi extremo ha llegado a un punto que por falta  de agua caliente de uso con este verano improvisado que ha traído calor a Galicia pues una vez más me he quedado sin agua tibia, no tengo a quién recurrir y no me ha quedado más que echarle ganas y atreverme a llegar hasta las entrañas de la caldera de mi piso, con mucho temor giré un botón hacia la izquierda y vuelta a su lugar con el grifo abierto como antes me enseñaran y por fin, agua caliente para ducharme a gusto y calefacción porque el bien tiempo el fin de semana se despide.

Qué ocurre conmigo? primero que nada los años no perdonan, ya son 54 y quiera  o no  ya comienzan a pesar.   El instinto de conservación  me dominica y ante lo peor me hace eximirme de ciertos asuntos que igual no pasa nada pero que a mi entender podrían poner en peligro mi vida, porque insisto, si tanta gente muerte en España en invierno por estos asuntos te juro que hasta me ducho con la puerta del baño abierta de par en par por si acaso.  Lo que está en la mente humana es muy difícil hacer desaparecer, no quiero ser una víctima más de desgracias lamentables pero viene lo peor,  repetidas veces me han dicho que no tengo de qué preocuparme porque no tengo ese tipo de caldera pero no sirve de nada.

La necesidad y la falta de alguien que me resuelva mis problemas me hace más independiente  y sobre todo perder el temor ante cosas tan sencillas, es como cuando los padres van detrás de los niños advirtiéndoles de lo que no ha pasado y puedo que nunca pase,  la prueba de fuego será cuando se me queme una bombilla y os aseguro que si tengo que cambiarla con los dientes, iré a por ello.  Las limitaciones no son buenas menos cuando son producto de nuestros miedos internos.
En España la mujer hace de todo lo que hace un hombre sin tener que dejar de ser femeninas, recuerdo que en mi trabajo me pidieron que me subiera a una escalera para colocar unos adornos en el techo y mi respuesta fue, que venga alguien para que me agarre la escalera, mi jefa me dijo baja ven que lo hago yo, y  sin mi ayuda lo colocó todo con tanta destreza que  no veas la vergüenza que sentí, mujeres trabajando en tapicería, carnicería (charcutería) cargando cajas y objetos pesados y tan hermosas que ni maquillaje necesitan, se ven guapas haciendo todo y eso me encanta.   Me pasé tantos años de mi vida trabajando sentada en un escritorio, con aire acondicionado y todas las comodidades del mundo,  que ahora descubro   que hubo progreso por un lado,  pero por el  otro me quedé estancada con el tiempo del feminismo y la falta de igualdad entre hombre y mujer para aprender y desarrollar los mismos trabajos, a ver si me despabilo o me dejará el tren con los tiempos tan difíciles que vivimos en España, camarón que se duerme,  se lo lleva la corriente!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada