Buscar este blog

sábado, 21 de enero de 2012

El poder de la verdad




Autora   :  Doris Sánchez




Himno  a la  Verdad

Letra: Ramón Emilio Jiménez Música: Ramón Echavarría



No digamos jamás la mentira,
No engañemos nuestros papás,
Que no hay cosa más bella que un niño
Cuando sabe decir la verdad.

Respetemos a nuestros mayores
Ocultarle una falta es error;
La verdad es la cosa más bella;
Donde esta la verdad, está Dios



De pequeña en la escuela nos ponían a cantar este himno casi a diario, nos inculcaban  que decir la verdad era  lo correcto y nos castigaban severamente cuando mentíamos, aprendimos a temer a Dios y a respetarte aún siendo omnipresente.  Los años han pasado y al día de hoy la verdad es prioritaria en mi vida.  Intento que sea mi norte y estandarte y con ella he ganado y sigo ganando las mejores recompensas en mi diario vivir, la credibilidad!!!


La verdad siempre saldrá a relucir más tarde o más temprano  porque no existe la mentira perfecta.  Qué harías si alguien se empeña en decir que no estuviste donde aseguras haber estado?? algo complejo no? pero no imposible.  

Llevo meses intentando descifrar un misterio que se me resistía y ocurre que la verdad ha salido de la mejor y más sorprendente manera,  por una mera casualidad y eso me hace muy feliz,  hay que aprender a actuar con firmeza cuando nos sabemos poseedores de la razón, cuando estamos seguros de nosotros mismos, cuando aseguramos algo y lo defendemos hasta el final algo tiene que pasar, y casi siempre es algo bueno, así evitamos que los acusen de mentirosos, una palabra que me enfada en gran manera y es ahí donde me sale esa sangre ardiente que reclama más acción y claro que la hay, pongo en acción todos mis conocimientos en investigación y no paro hasta llegar al final, y siempre llego que conste, las cosas a medias no son buenas y ya que lo hemos empezado porqué dejarlo en el camino, para nada.


La verdad tiene su propio peso y fundamento, por la verdad  nos ganamos un espacio meritorio y conseguimos el respeto de los demás, dudar de nosotros mismos sería lo peor pero aún peor y más perjudicial es mentir porque la mentira nunca lleva a nada bueno y si lo hace es temporal y prepararos que vuelve con más fuerza y más perjuicio.


Me aferro a mi verdad y  de ahí no me muevo porque confío en mi instinto e integridad moral, porque  cuando lo consideras todo perdido es porque estás más cerca de la verdad, todo obra para bien y lo mejor es no retroceder al contrario, si la verdad no viene a ti, ve a por ella y la encontrarás  porque habrá personas que en el camino te irán dando  las piezas  para armar el complicado rompe cabezas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada