Buscar este blog

martes, 10 de enero de 2012

Un extraño en mi casa





Autora  :  Doris Sánchez



Anoche me sentí extraña en mi casa, como mismo me he ido de viaje en vacaciones navideñas, permití al periquito Blue hacer lo mismo, llegué primero a la casa y días después llegó el flamante pájaro.  Callado, indiferente, nervioso y lo que más me alarmó que ya no tenía el pico azul como antes.  Será por los días sin verle hasta le encontré pequeño entre muchos otros cambios.

 
Tonta ilusa, pensaba que con tan solo escuchar mi voz me correspondería como antes con el cui cui que me tenía más que acostumbrada.  Quería salir y estaba como loco, me sentí rara y muy extraña porque pasaría la noche con un acompañante desconocido en casa y la verdad eso me quitó el sueño. 

Estaba muy enfadado y hasta se quería comer a mordiscos la jaula tan pequeña pero hay que entenderle, si pasó unos días en un balneario 5 estrellas y en muy buenas compañía, hasta yo hubiese protestado, no hay derecho, adiós buena vida, a volver a casita y pedir la hoja de reclamación a ver si prospera.


Me queda la tristeza de pensar que igual estaba mejor con sus compis plumíferos que hasta le enseñaron a cantar, del cui cui pasó a un canto más definido pero hoy amaneció igual de nervioso y disgustado.  No sabía que a esos periquitos les cambia el color del pico, añoro el pico azul que me tenía tan a gusto, hasta dije pero este no es mi periquito se habrá cambiado con otro, me dijeron que noooooooooo   que no había otro azul.


Al parecer el señorito se está haciendo mayor y ha está exigiendo su espacio, todo le molesta y hasta temo encender la luz por las noches no sea que me eche la bronca ja ja a ja cosas de pájaros.   A ver si soy más responsable con mi hijo pequeñito, es una pena que en los aviones dejen viajar con perros y no con todo tipo de mascotas entre ellas los periquitos.


Os dejo porque me reclama el rebelde periquito que no está por la labor, si me hace una huelga de hambre sí que la vamos a liar porque no le pienso complacer sus caprichos, a respetar a la madre, sí señor!!!  Donde manda capitán no manda soldado y aquí la jefa sigo siendo yo, a ver si se entera el pajarraco este.  Cuando se piensan que son mayores hay que ponerlos dentro de la raya, y tanto!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada