Buscar este blog

martes, 2 de octubre de 2012

El Ángel de la guarda



Autora   :   Doris Sánchez


Alguna vez te habrá pasado que tienes una carga de preocupación demasiado grande para tu pequeño cerebro, sientes que la mente te estalla al tiempo que las palabras se atragantan en tu garganta queriendo salir pero que el agobio no se lo permite.  Cuando ya no puedes más y temes volverte loca porque no entiendes nada o mejor dicho, lo entiendes y hasta conoces la solución pero no puedes aplicarla porque para ello necesitas cumplir unas exigencias.  Cuando todo parece no tener fin y piensas que  estás rodeada de enemigos u opositores por todos lados, de gente mala con ánimo de dañarte o de obstaculizarte el  camino.  Cuando como el cangrejo te ves caminando hacia atrás y cuando cuentas los días, los meses y los años y te enteras que pasan los  años  y aparentemente sigues  en lo mismo, te invade una decepción que siendo muy injusta casi te echas la culpa siendo la persona más inocente  y sobre todo la más perjudicada.  De pequeña hacía cada noche una oración que me enseñó mi madre y decía  así  "Ángel de la guarda dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día porque el enemigo malo  manda la porfía" 

Llega a tu mente ese nombre que igual ya tenías aparcado en algún lugar, tu ángel de  la guarda, tu aliento y salvación,  se colocará de nuevo el tablero de ajedrez sobre la mesa, se iniciará el movimiento de fichas y se colocará cada cosa en su lugar.  Cuando pides a Dios una solución a tus problemas puede que no escuches su voz pero con toda seguridad dejará en tu mente  en sueños o despierta, las indicaciones para que puedas retomar las cosas del modo adecuado.   Cuando depositas en esa persona tus preocupaciones te invade una paz, un relajamiento emocional y espiritual indescriptible, duermes como un bebé y te enteras que la agonía ha terminado aunque la situación aún esté por resolverse.  Todavía quedan personas con buen corazón, están ahí a nuestro alrededor pero hace falta identificarlas aunque para ello fuera necesario desojar una flor de margarita, esta sí, esta no, hasta llegar a la indicada.  Mi vida ha estado llena de idas y venidas y cuando algo bueno me ocurre me alegra seguir confiando en Dios, porque si él me abandona con toda seguridad ya mi vida no tendría sentido por bien que me salieran las cosas,  mi vida ya no sería igual.

Busca a tu ángel de la guarda y comparte con él tus inquietudes, si necesitas llorar y derramarte en  sus brazos como mantequilla derretida sobre un trozo de pan  hazlo,  pero no te quedes parada, tampoco pienses en quitarte de en medio porque es ahí donde está la prueba de  fuego, la que debes pasar para  en el futuro alegrarte de tu esfuerzo y el resultado  de lo que has logrado.   Un problema se resuelve pero muchos otros están esperando su turno para invadir tu tranquilidad, es parte de la vida, unas de cal y otras de arena, siempre habrá tiempos buenos y tiempos malos, al final de todo podrás dormir tranquila porque todo ha quedado controlado.

Nota muy importante:  Me enteré hace unos días que una  persona  había intentado quitarse la vida, gracias a Dios está  fuera de peligro,  por ello hice el apunte exacto sobre esa cuestión, todos tenemos problemas pero a veces olvidamos que existe la solución, la paciencia es muy necesaria aunque a veces perdemos todo control y cometemos cosas que luego si estamos a tiempo podremos arrepentirnos,  yo para nada considero esa posiblidad, adoro la vida, me cuido y mimo para estar bien o mejorar cada día mi estado físico y mental, irme de este mundo dejando asuntos pendientes sería una gran decepción la verdad, espero que mis seguidores no se sigan preocupando por mí de verdad,  cuando escribo me gusta dar pequeñas pinceladas de lo que ocurre a personas en mi entorno, no todo necesariamente tiene que ver con mi vida, gracias por vuestra preocupación, me encanta que me quieran y que mi vida les importe, gracias de corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada