Buscar este blog

miércoles, 13 de junio de 2012

Curso sobre Cata de Vinos


Autora :   Doris Sánchez



Como el tiempo es oro intento no desperdiciar un solo minuto de mi tiempo,  me enteré de un curso de Cata de Vinos que impartiría FORGA  de Milladoiro, con la experiencia de  Rafael Salgado un joven y  experimentado enólogo  que  de impartiría el  curso.   No me lo pensé dos veces, me anoté  enseguida y os puedo asegurar que en pocos días  he podido comprobar que de vinos no sabía absolutamente NADA.  A penas distinguía entre  un vino tinto, blanco o rosado, de olores, sabores, aromas, añejamiento, textura,  oxigenación, fermentación, la temperatura,  me era indistinto y lo único que podía aportar ya está en desuso, eso de que vino blanco para pescado y vino tinto para carnes,  es cosa del pasado. Tipos de copas, cómo servir los vinos espumosos, cavas y demás para que no se desborden, detectar si te han servido el vino que pediste, si está en buenas condiciones.
Compartí unos días maravillosos con Rebeca, Melisa, Oscar, Raquel, Paula, y  Pablo, con los que entre copa y copa pude cruzar miradas de complicidad y hasta me sirvieron de guía en momentos en los que con la copa en la mano no pensaba más que en apurar su contenido así sin más.  No entendía por qué mover la copa, oler tanto me embriagaba sin haber ingerido nada, no sabía que los vinos deben estar a una temperatura adecuada, o muy calientes o muy fríos  podrían cambiar hasta su sabor, el embasado adecuado ya sea en barriles o equipos especiales.
Agradezco profundamente las atenciones que recibimos durante la visita guiada en Paco & Lola, fundada en el año 2005, siendo la  primera bodega con denominación de origen en las Rías Baixas, reconocida a nivel nacional e internacional, ubicada en un hermoso lugar en el Concello de Meis.  Entre sus principales  consumidores se encuentran  las mujeres, los Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Australia.

Laura Otero fue la encargada de darnos un tours por las instalaciones de Paco & Lola, haciendo posible que recreáramos el aprendizaje de todo el proceso desde que la uva llega a  la bodega hasta el proceso final que conlleva el pesado, trituración, filtrado y todo lo demás hasta ver la botella etiquetado  y lista para su distribución y venta.   Diego García nos habló de los distintos tipos de vinos, al mismo tiempo que degustábamos las botellas que para nuestro paladar descorcharon y sirvieron junto a un  sabroso queso también de Galicia.
Nuestra siguiente visita ha sido a  las Bodegas  Martín Códax, localizadas cerca de la ría de Arousa, ría de Pontevebra y  ría Ulla,   fundada en 1986 (hace 26 años) por visionarios de emprendedores con viñedo propio,  mantienen un contrato de compra y venta con los Socios Colaboradores.  Su vendimia es totalmente MANUAL, la uva para Albariño es la más cara, es la primera productora de vino Albariño a nivel internacional pudimos ver muchos viñedos en su entorno ya que casi toda la población se dedica al trabajo de la uva,  en el Valle de Sarnes existen en la actualidad alrededor de 50 viticultores  y 300 socios activos y   con cupo cerrado a nuevos socios, la vía de entrada actual  es como socios colaboradores con viñedo propio,  los viñedos están  próximos  al l océano lo que crea un clima oceánico húmedo.
Las cajas de uvas para Albariño no deben pesar  más de 40 kilos por su sensibilidad, los vinos blancos son muy sutiles, requieren más cuidados para su elaboración.  Todos los aromas de Martín Códax son dulces, el Albariño es el vino más especial que existe en sus bodegas.  Siempre se hace una segunda fermentación malo láctica,  de 6 a 7 meses dura todo el proceso hasta tener una botella en nuestras manos.  Luciano  es el enólogo de dichas bodegas,   viene de una generación  de italianos dedicados a la cultura del vino, según palabras de  María Otero Taboada que  en su ausencia alabó el gran trabajo que realiza, lo  que es fundamental para el éxito final del producto, ha sido una guía estupenda que aparte de darnos un tours por  las instalaciones,  finalmente como  despedida procedió a descorchar  varias botellas  de vino que pudimos catar desde un paisaje espectacular dada la altura de la ubicación de las bodegas que  permite  ver todo su entorno.
Desde  este curso  y en  lo adelante me tomaré  mi tiempo para catar el vino que me sirvan,  observaré   como me lo sirven y el tipo de copa que no siempre  es la adecuada, tampoco suele estar tan brillante y transparente como debe ser, constataré  la temperatura y si está más frío de lo adecuado, lo rodearé  con mis manos para bajar su temperatura, catar un vino es algo sensual, profundo y te hace trasladar a otro mundo sin moverte del asiento donde te encuentres, la experiencia ha sido fantástica, quiero avanzar en mis conocimientos y nadie sabe lo que me depare el futuro, el mundo es una caja de sorpresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada