Buscar este blog

viernes, 22 de junio de 2012

Mi Príncipe Azul !!!



Autora   :   Doris Sánchez

Los tiempos cambian y alteran los objetivos en nuestras vidas, recuerdo que de pequeña  siempre rodeada de muchas primas y amigas solíamos hablar del príncipe azul que deseábamos  para entregarle nuestros corazones cuando fuésemos adultas, siempre salían a relucir características tan específicas como  de alta estatura, ojos azules o verdes, cuerpazo de infarto, pelo largo o  una linda sonrisa, recuerdo perfectamente que esos hombres soñados generalmente aparecían en las portadas de las revistas, en la tele también  o en el cine, alguna vez pegamos nuestros labios a esa foto que tanto nos atraía como intentando convertir esos sueños en realidad,  cosas de niñas que a la gran mayoría nos ha pasado dentro de una infancia muy sana y de total desconocimiento  en asuntos del amor.    Por la corta edad y el desconocimiento de cómo se mantiene un hogar y las responsabilidades implícitas que van más allá del simple beso a un guapetón de infarto.  Una tarde mientras pasaba por la terraza de un bar he visto a dos chicos de entre 20 y 25 años que charlaban, uno le decía al otro, es que para casarte debes encontrar a la mujer ideal, no te puedes casar con cualquiera, ese cualquiera lo entendí como que debía ser una persona que complemente su vida, que llene sus objetivos para que el cambio de situación sentimental  mereciera  la pena.  Siempre pensamos cambiar a mejor, nunca a peor.
En los últimos tiempos las mujeres deseamos a nuestro lado a un hombre sin definir pero que posea esas cualidades  tan personales que nos propicien una vida en pareja llena de armonía, respeto, reciprocidad, valoración y mucho más.  Pocas veces he escuchado a nadie decir cómo debe ser su príncipe azul, ese que conquiste el corazón y transforme sus vidas.  Estamos cambiando y me alegro porque todos en general tenemos el derecho de ser felices, llorar  es algo muy desagradable y para qué estar en pareja siendo infeliz.  Mi corazón está desocupado  porque  no ha llegado a mi vida esa persona que me haga reír y motive a despertar cada día con una esperanza de vida  y satisfactoria plenitud.  En pareja se puede hacer muchas cosas  cuando existe la reciprocidad y el objetivo en común, si cada uno va hacia lado distinto la cosa pinta a problemas y de problemas ya estamos todos más que saciados.  Si el amor no ha tocado a tu puerta no debes empezar las rebajas antes de tiempo, deja que el tiempo se encargue de ponerte delante a esa persona que en tu mente has dibujado tantas veces.

Basta charlar con personas  en edad madura que estén solteras por viudedad,  separadas o divorciados, le preguntas por qué no tiene pareja y la respuesta no se hace esperar, son personas que  huyen del control,  de la posesión, de esa asfixia que generalmente agobia a personas con relación sentimental vivan o no bajo el mismo techo.  Ayer mismo he visto a un señor que respondía a una pregunta  para la televisión de Galicia sobre el uso del teléfono móvil y respondía “Uso el teléfono móvil para tener controlada a mi mujer y saber dónde está en cada momento, y aún así a veces se me escapa” qué tenía este señor una relación sentimental y las llaves de  una cárcel?  Así para qué querré yo tener una pareja, sinceramente las personas necesitamos el sentimiento, el afecto, la comprensión, la ternura, alguien que nos pase el brazo por encima del hombro con gestos de amor, que nos pregunte si estamos bien, o si hemos dormido bien, alguien que al llegar del trabajo nos pregunte cómo te ha ido el día, y si nos dan un masaje como recompensa al  diario esfuerzo, tanto mejor.

Antes de consolidar una relación de pareja es muy importante que ambas partes se hagan esta pregunta, por qué me voy a comprometer, por necesidad, por amor, si valdrá la pena o si casi mejor seguir con la libertad como distintivo personal.  Sabías que muchos hombres lo hacen para resolver varios problemas a la vez? Alguien que  cuide de su  persona, le cocine, lave la ropa, le recuerde las fechas y compromisos importante y hasta aguante sus malos humores cuando fuera de casa las cosas no le han salido bien,   pero las mujeres no nos quedamos atrás, hay mujeres que prefieren ser mantenidas económicamente antes que trabajar fuera de casa y ganar su propio dinero, lo que le dará mayor libertad y como persona la hará sentir más útil y capaz de realizar otras tareas.

 
En sentido general, cada día debe ser una invitación  para repasar nuestras vidas, hacernos preguntas sobre lo que estamos haciendo y si lo estamos haciendo bien, si somos valorados y hasta darnos las respuestas a todas esas preguntas.  Alguien puede que no se esté esforzando nada para mantener esa relación  mientras la otra parte carga con todo el peso, las cosas deben ser a medias, es esfuerzo y el beneficio debe ser equitativamente repartido, caso contrario el deterioro puede hacer mella y cargarse la relación más tarde o más temprano.  El factor económico tristemente controla muchas relaciones, la existencia de hijos especialmente menores de edad a veces dificultan que  una persona o pareja haga lo que realmente desea para su vida, es un tema complicado que mientras se resuelve me invita a seguir disfrutando de mi libertad y amarme como nunca nadie jamás me amará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada