Buscar este blog

jueves, 21 de junio de 2012

Radio Bemba desinformando


Autora   :   Doris Sánchez


Cuando de pequeña alguien hacía un comentario sin base de nada siempre agregaba, es lo que dice radio bemba, era una forma de evadir responsabilidad sin dejar de regar la pólvora por todo el vecindario, la ciudad y a ser posible por la geografía nacional y hasta internacional.   Generalmente los comentarios de radio bemba no  son nada  buenos y hacen  daño a terceras personas cuya moral y hasta seriedad de momento queda  empañada por simples suposiciones  para nada comprobadas.

Radio bemba me ha llegado a mi mente  después  de hablar con una vecina  de mi  sector residencial que me comentara algo relacionado con  una persona que por casualidad he conocido perfectamente  y  ante el disgusto visible por  mi  inmediata reacción,   pude paralizar en el acto el efecto de  la desinformación porque  lo que me estaba contando para nada era cierto y me alegro de haber intervenido y  sobre todo que el comentario me lo hiciera a mí y no a otra persona que igual lo seguiría esparciendo por todos lados.  Chismosa, jabladora, lengua viperina, peligrosa, mala gente, lengua picante,  son algunos de los calificativos que  en mi tierra natal adornan a gente dedicada al lleva y trae,   en España se les llama mete mierda, con el perdón de la palabra.  Tengo por  seguro que ninguno de estos calificativos os gustará porque de elegantes no tienen nada y a sabiendas son muchas  las personas  que  lo deberían llevar tatuados en la frente,  para que les sirva de lección.
¿Por qué satisface tanto deteriorar la imagen de las personas?   Los comentarios negativos circulan como el polen de las flores con ayuda del viento, las cosas positivas muchas veces se estancan  y si llegan al conocimiento de los demás, pocos se ocupan de su difusión, raro no? Pero es así, la envidia y la rabia que inunda a ciertas personas que ni hacen ni dejan hacer, las motiva a  hacer que ni se han enterado, lo bueno no es alegría para todos, existen excepciones y ahí es donde deseo que nos aprendamos a aposesionar, de qué lado estamos, como reaccionamos, qué hacemos cuando alguien transmite informaciones erradas que encima afectan a   gente que igual no se mete con nadie pero  que progresar ha sido su peor error, el daño moral no siempre puede ser reparado.  Hacer leña del árbol caído no es bueno, la vida da tantas vueltas que un día estaremos arriba y otro tal vez en el fondo del pozo.

No me hago partícipe de injusticias, tampoco entro en esos asuntos porque mi tiempo está muy ocupado, tengo cosas más importantes y quieras o no estas cosas hacen daño hacia dentro, rumores ajenos los dejo pasar, casi mejor  ir por la vida  esquivando todo aquello que no conduce a nada  más que a problemas.   A veces somos lanzados a crearnos un juicio sobre alguien que ni conocemos de nada, nos imaginamos cosas que luego afirmamos sin ninguna base, eso no está bien, no hagas a nadie lo que no te gustaría que te hicieran a ti.  No me quiero ni imaginar que cuando me encuentre con la aludida se me escape y le comente lo sucedido, casi mejor quedar muda para evitar males mayores, no repitas todo lo que escuches es más,  cuando veas asomar el peligro corta la conversación y habla de otra cosa, hay tantos temas interesantes que ni tan difícil te será desviar la  atención  pero por favor no  te dejes contagiar por  radio bemba. 

Recuerda que por la boca muere el pez y que toda persona es esclava de sus propias palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada