Buscar este blog

domingo, 22 de julio de 2012

Amigo es el ratón del queso y se lo come



Autora    :   Doris Sánchez



En la confianza es que está el peligro, las experiencias se repiten y vuelta a empezar, no escatimamos en recursos y esfuerzos cuando ansiamos confiar en alguien y zassss nos dejan con el trasero en el aire.  Nos ofuscamos y casi  se vuelve imprescindible la presencia de terceras personas que pongan seguridad en nuestros actos y reacciones cada día, yo soy una de esas que a veces no decido nada hasta contar con el apoyo de otros, tal vez por comodidad, conveniencia, solidaridad o por lo que sea.  Esa necesidad impulsiva del  ven y empújame!!!
Imaginemos que el mundo se acabe y quede una sola persona, o dos como mucho, cómo sería el mundo si de golpe nos vemos solos y con toda la responsabilidad sobre nuestros hombros, niños o adultos la verdad que sería un fiasco, no tendríamos jefes ni gobernantes, ni  normas reglamentarias que de no cumplirlas nos meterían en la cárcel o nos deportarían si fuera un inmigrante.   Pesada tarea la de tener iniciativa, comenzar a actuar con cordura y hasta libertad, tan vez volveríamos al comienzo del mundo que por cierto alguien me ha contado una historia de que el mundo no empezó con Adán y Eva (tengo que investigar más para luego contarlo).  Amigo es el ratón del queso y se lo come pero yo me pregunto si ya lo sabemos  ¿por qué le siguen poniendo a su  alcance el trozo de queso?  Para que se le caiga la baba y no resista la tentación!!!

Nuestro día a día se compone de tentaciones, te tienes que aguantar  y hasta dejar de hacer cosas que te encanta como  controlar lo que comes   cuando estás a dieta.  Te pasas la vida cogiendo y dejando, aguantando y tirando para un lado o para el otro,   dentro del mundo cuando en realidad más te apetecería irte para la luna y mirar desde allí todo lo que ocurre en el que antes fuera tu mundo, todos tenemos objetivos concretos salvo aquellos que van por la vida a lo que coja mi bola,  necesitamos respuestas, satisfacciones, objetivos, alegrías, placeres y  no siempre estar de frente al espejo para controlar nuestro envejecimiento, a veces no hay tiempo ni para eso, tonterías de la vida, cositas que van y vienen, gente distraída que  prefiere no leer la prensa para no preocuparse, mientras otros están agobiados y giran en torno   a los pensamientos y preocupaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada