Buscar este blog

viernes, 6 de julio de 2012

Cena romántica para dos



Autora   :   Doris Sánchez

De repente te ves ahí siendo la otra parte de una velada romántica para dos, una cena sencilla en la que prima la luz de dos diminutas velas, dos platos hermosamente preparados, una ensalada,  la imprescindible botella de vino y dos copas.  Distancia entre los dos cuerpos y en el fondo donde supuestamente debía haber música había un silencio sepulcral, nada más hacía falta, dos miradas y una sonrisa lo demás  iba surgiendo por sí mismo, es lo que pasa a veces cuando no se planean las cosas, cuando se agotan los minutos y se intenta hacer algo con la mejor intención y que ese algo tenga sentido al menos conseguir el objetivo, estar los dos juntos, a solas y sin interrupciones, qué más da si la cena fuese una tortilla o una ensalada, tal vez unos embutidos  o rollos de primavera, lo que importaba no era la marca del vino ni si las copas eran las adecuadas, si hacía frío o calor, lo importante era la presencia de ambos que por mucho tiempo deseaban sin decirlo,  poder  disfrutando de algo irreal que se convertía en realidad gracias al tiempo, no era un sueño estaban un casi enfrente del otro, la edad qué importa es lo de menos, sentimientos encontrados, ganas, deseos, muchas cosas por decir, sonrisas, gestos espontáneos, complicidad y sobre todo ganas de conocerse aún más.  El sentimiento venía a cuentas, se estaba a gusto y ya está, una noche, una cena, un tiempo disponible, pocas palabras, unos bombones, muchas ganas y deseos, pasión o necesidad, soledad o falta de apoyo, valoración o sentimientos inconfesables, qué más da, pasarlo bien y transmitir sentimientos nunca antes pronunciados era el plato fuerte, satisfacción, ganas de repetir y la seguridad de confesar que  se ha vivido, larga noche o corto tiempo, apurado en una copa lo más despacio posible, suave tacto  en el paladar, una copa más y ya está, satisfacción  y el reconocimiento de aquellas ansias que aun siguen vivas, pasión, lujuria, tensión, es la vida son los sueños, los deseos inconfesables no buscados pero encontrados y tú qué haces ahí en mi vida cuando en principio no figurabas en mi programa?, no recuerdo haberte invitado pero apareciste y te has quedado, igual porque te has sabido ganar un espacio en mi vida, perdona si te ha molestado mi reacción, mañana será otro día, gracias por hacerme sentir especial, por hacerme reír y olvidar cosas que me preocupan, por hacerme sentir mujer y por tus caricias y tus besos y tu ternura, gracias por estar ahí, por escucharme y amarme tal cual soy, por respetar mi vida y las  cosas que giran en torno a ella, por nunca exigirme nada y darme todo lo que puedas de ti, gracias porque  me ayudas a vivir y  ver el mundo de otro color, por enseñarme que más adelante hay un mundo mejor y que no estoy tan sola como pensaba, gracias !!!

si deseas que algo te salga bien no planifiques mucho, deja que las cosas surjan por sí solas, relajate y deja que las sensaciones fluyan, que el tiempo sea responsable de los acontecimientos y verás que parecerá magia, sucederán cosas muy hermosas que igual pasado el tiempo no consigas entender, es magia pensarás pero no, es la vida, la pura realidad de las cosas.  Nunca renuncies al amor porque él jamás se apartará de tu vida.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada