Buscar este blog

lunes, 17 de septiembre de 2012

Amor de madre



Autora   :  Doris Sánchez
 
Cada día nos hacemos la misma pregunta como si al paso de los años dudáramos de lo que como madres hemos entregado a nuestros hijos, a esa dedicación sin horarios  ni vacaciones, a veces me pregunto si lo habré hecho bien  y en caso contrario  intentar rectificar a ser posible empezando de nuevo.  Me sigue gustando la idea de ser madre y  con toda seguridad si pudiera lo sería muchas veces más, la pena es que el tiempo pasa y llegamos a una edad en la que únicamente podríamos adoptar si queremos más descendencia familiar.
Qué significa para una mujer ser madre? Con toda seguridad casi todas dirían que ha sido su experiencia más inolvidable, suelo ver un programa que trata de chicas muy jóvenes que por diferentes circunstancias en lugar de libros deben afrontar una vida de adultas que igual no se corresponde con su edad tal vez tampoco con los objetivos planeados, los hijos a veces llegan sin ser deseados o tal vez sin avisar, son frutos de error de cálculos pero en conclusión es una bendición
 
de Dios casi siempre para bien, para hacernos madurar y tener más responsabilidad, nos fortalecemos en amor para transmitir amor, para perdonar y también para echar en falta esos mimos y complicidad de cuando eran pequeños, se nos hacen hombres y mujeres de la noche a la mañana y de tanto mirar hacia abajo, un día nos vemos levantando la cabeza demasiado y nos enteramos que ya pueden comer en nuestras cabezas, que ya pueden volar con sus propias alas y que nos van dejando  más tiempo disponible para nuestras cosas, entre ellas la libertad que nos da el saber que ya mamá gallina no es imprescindible.
Ser  madre es  algo tan dulce que a veces empalaga, se nos cae la baba cuando hablamos de nuestros hijos,  que no necesariamente tienen que ser un modelo de perfección todo lo contrario, para una madre sus hijos son los mejores, hermosos y perfectos, el dolor de madre hiere y duele, rasgar nuestras entrañas para dar vida a un nuevo ser  nos coloca en un lugar preferencial para en primera fila ver a nuestros actores favoritos en cada actividad del colegio, ahí estamos a su lado para todos los procesos de su vida, me alegra mucho haber conocido la maternidad y por ello en este momento envío un beso muy grande a todas las madres, porque  han sabido aceptar la transformación de sus cuerpos, porque han aceptado pasar a un segundo plano entre las prioridades. Ser madre te  cambia la vida.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada