Buscar este blog

jueves, 13 de septiembre de 2012

Flores, flores y más flores!!!


Autora :  Doris Sánchez




Se aproxima el otoño y las ciudades se visten de flores por todos lados, la temperatura refresca y todo se comienza a ver de colores de ensueño, salgo a pasear por la ciudad, los parques  y hasta la misma gente ya  va cambiando el chip y se prepara para adecuarse a la temporada.

Adoro las flores pero esta vez ha sido lo más,  por fin he lavado el frigorífico ya de vuelta de mis vacaciones de verano para   luego ir al supermercado a comprar alimentos,  pero cuál ha sido mi grata sorpresa?? Que  tanta belleza me motivó a llenar el carrito de la compra de  hermosas flores que tenían en venta, mi dieta lo agradecerá y mí estado anímico también, he vuelto a casa feliz a colocarlas en el ventanal para compartirlas con los vecinos y transeúntes, eso se llama solidaridad, lo demás es tonterías.   Hay tantas maneras de ser felices  y estar a gustito en la república independiente de  nuestra casa.

Cuando pongas tu casa a punto, cuando estés radiante de felicidad, cuando te sientas sola o triste, enciende velas aromáticas y montate un jardín en casa, de paso te pones una musiquita y te preparas un morir  soñando, un cubata o  una coca cola es igual, la felicidad te irradiará  y la expulsarás por los poros, querrás bailar y hasta sonreirás al vecino de enfrente que siempre está en su ventana,  las flores tienen una magia particular a la que nadie aunque quiera se podrá resistir.  Los enamorados  antes regalaban muchas flores pero más emocionante es cultivarlas  en el jardín, pocos tenemos esa suerte pero hay una y mil manera de tenerlas cerca.
Las flores son el aliado ideal cuando no existen las palabras adecuadas, pedir perdón, declarar el amor, solidaridad, dar el pésame  por la pérdida de un ser querido, el nacimiento de un bebé, por el anuncio del matrimonio o compromiso de alguien querido, por la primera comunión,  las flores siempre serán bien recibidas y cuando no te las regalan es muy fácil ir a una floristería y hacerte un lindo regalo personalizado y a tu gusto.
Esto me recuerda  la historia de una empleada que siempre recibía flores en su oficina, todas sus compañeras se morían de envidia queriendo descubriar a  ese admirador secreto  tan galante hasta que un día se destapó el misterio, ¡¡¡las flores se las enviaba ella misma!!! Si eso la hacía feliz, por qué censurarla??  Todos tenemos derecho a soñar, igual ya pasado los años ella habrá encontrado a su príncipe azul,  que con toda seguridad le enviará flores todos los días de su vida.

Dale color a tu vida!!!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada