Buscar este blog

martes, 13 de marzo de 2012

Envejecer juntos



Autora  :  Doris Sánchez



Raro es encontrar en el camino a ninguna persona cuya meta sea envejecer  en soledad por propia voluntad. Creo es la etapa de la vida en la que más compañía necesita el ser humano. En proceso de vida por la que debemos pasar, en veces nos permite estar en numerosa compañía, especialmente cuando tenemos hijos, pero ellos hacen sus vidas y marchan para formar otra familia, que nos visitan de vez en cuando lo se, excepto que aún sigan con nosotros o cerca de nuestras casas.


Envejecer con alguien al lado debe ser hermoso, sobre todo cuando es junto a una persona que nos valore y respete, que más que una utility sea alguien que nos haga sentir a gusto, que cada segundo se convierta en felicidad y sobre todo, que las frías noches de invierno alguien rodee tu cuerpo e intente introducirse en el mismo para darte calor.



Los mayores  precisan una más alta dosis de afecto en su entorno y si viene de su pareja es más valorable, no todos tienen igual suerte, unos  nunca se casaron ni formalizaron relación de pareja, otros están divorciados o viudos.  Con lo bonito que es el amor, es una pena que haya gente que  no  lo haya conocido o  valore.

Siempre que veo por la calle a parejas mayores siento una envidia sana, cogidos de la mano, abrazados o  uno al lado del otro es admirable, cuando veo a uno ir delante del otro que generalmente es el hombre que se adelanta, siento ganas de reprocharle la acción e invitarle a esperar a su pareja.


¡¡Dos almas solas que se juntan,  luego veremos lo que surja!!  Expresión muy bien aprendida que se repite cuantas veces haga falta,  de parte de un Don Juan Tenorio cualquiera a su siguiente conquista!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada