Buscar este blog

martes, 27 de marzo de 2012

Rechazo a la huelga general en España





Autora   :  Doris Sánchez



Con un poco de sentido común entiendo que no debo apoyar la huelga primero porque ésta No me represente, segundo porque en tiempos de crisis hace falta la unidad y el consenso, la comprensión y ante todo el cumplimiento a lo ya establecido en la Constitución española. Este país vive momentos muy difíciles con más de 5 millones de parados "entre los que me encuentro” y lo necesito igual que todos los que están en similar situación, para poder llevar una vida digna como alude la Comisión Mundial de los Derechos Humanos.

Hay muchas maneras de paliar la situación sin que ello conlleve a una Huelga General, después de tantas comidas y encuentros con el Gobierno o la Oposición. Me parece desacertado que volvamos a la quema de contenedores, a obligar a clientes y a empleados a salir de bancos y comercios, a poner pegamento en cerraduras de las rejas de los establecimientos comerciales para que no puedan abrir sus puertas. Una cosa es solidaridad y otra es la obligatoriedad, estamos en democracia y no acepto ni comparto un de comportamiento que se escapa de todo control y pudieran llegar rozar la ilegalidad. No me veo capaz de apoyar una huelga que en lugar de gestionarme un empleo que es lo que realmente necesito, se destruya el mobiliario público comprado con el pago de los impuestos de todos los españoles. Demasiados intereses en juego y a mí nadie me va a usar como si fuera conejillo de indio para un experimento. Puedo defenderme y reclamar lo que en derecho me corresponde, ya llevo muchos años de mi vida en ello sin afectar los intereses de nadie.

Me indigna que quienes nos inviten a la huelga no sean precisamente “Personas desempleadas” todo lo contrario, nos invitan sindicalistas que están en nómina, que tienen unos privilegios especiales y se codean con los más altos cargos en nuestra representación, viajan a todos lados y ya son famosos por sus frecuentes



apariciones en todos los medios de comunicación presuntamente en busca de una solución que no acaba de llegar. ¿Cómo me puede representar a mí una persona que no sabe como llego a fin de mes, si pago mis facturas o no, si estoy a punto de sufrir un desahucio o si tengo la despensa vacía? Agradezco la invitación muchas gracias, pero no me pienso unir a la Huelga General convocada para los próximos días, porque la considero inapropiada y muy perjudicial para todos los sectores.

El desorden en la vía pública es un atentado a la paz que todos merecemos y se aleja del derecho a la huelga, exigir lo casi imposible a un Gobierno que acaba de llegar, la verdad que es mucho. No pertenezco a ningún partido político, no tengo por qué defender o culpar a nadie pero lo que sí tengo claro es que las cosas se pueden hacer de otra manera, la unión hace la fuerza y si todos ponemos de nuestra parte los resultados serán positivos y habrá más creación de empleo y podremos salir de la crisis. No es momento de buscar culpables, es momento de arrimar el hombro y buscar soluciones mediante el diálogo, no de la imposición.


Yo sueño con una España en armonía, sin huelgas, disturbios ni apresamientos, una España que no invite al enfrentamiento de ciudadanos contra los Policías que también lo son, quiero paz, amor y solidaridad, sentirme a gusto en la tierra que he elegido libremente para vivir. Otros países por situaciones muy variadas se encuentran sumidos en la destrucción y mortandad, incendios y quemas de coches fuera y dentro de las ciudades, eso no lo quiero para mi querida tierra de acogida, España que me enamoró con la belleza de una Galicia tan relajada que me invitó a pensar en pasar en ella los años de mi vejez, si es que lo llego a conseguir.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada