Buscar este blog

miércoles, 28 de marzo de 2012

Sentimientos ocultos de Mercedes Milá



Autora   :   Doris Sánchez 
 
 
 
Si hay una mujer en toda España que goza del respeto por el carácter de mujer dura con toda seguridad se lleva el premio Mercedes Milá,  una de las presentadoras televisivas de más éxito  por su trayectoria profesional  en programas muy variados en los que sale siempre a relucir su firmeza y rotundidad, su rechazo a los abusos y su solidaridad con los más desfavorecidos, sabe ponerse en la piel de todos y nos sorprende con gracias reacciones divertidas pero también con sus monumentales broncas y enfados.  Es la  presentadora oficial del  programa Gran Hermano  lo que la hace mantener una relación más estrecha con los participantes de todas las ediciones pasadas y presente.
La mujer que hace lo que le sale del bolo,  mismo nombre que puso a su blog ya famoso por su cantidad abrumadora de seguidores.  La mujer que plantó cara a que hay que dejar de fumar, responsable de muchas iniciativas al respecto, y mucho antes de que en España se convirtiera en Ley que prohibía fumar en espacios cerrados. 

Lo más  emocionante sucedió anoche cuando se rompió como añicos un cristal y salió a relucir una Mercedes Milá que se derramó en llanto con la más infinita sensibilidad, sí, esa que a veces no me gustaba por ser muy dura, la que me dejaba boquiabierta cuando hará pocos días se levantó la falta enseñando la parte donde termina la espalda (en España de dice un calvo),  la que se dejaba tocar los pechos por un concursante saliente que pobrecito, no daba crédito a lo que  le estaba sucediendo,  esa mujer  hizo que todo el plató se paralizara para saborear una dulzura infinita, su llanto, quedó todo en silencio y nadie se atrevía romper la magia hasta que ya ni recuerdo qué pasó que hizo que el hielo finalmente se descongelara. 


Nuestra gran dama televisiva amante de las motos lloraba cuando a un concursante, también motero no solo se le sorprendió con llevar  varias motos dentro de la casa, una de ella llevaba a su madre para darle una sorpresa, se le permitió  además salir a dar un paseo fuera del recinto del concurso  en el que lleva encerrado más de dos meses, eso la emocionó tanto porque le hizo recordar a su padre fallecido recientemente   y  nos contagió  a todos, muchos lloramos (yo la primera) porque sinceramente había sido el mejor momento de Mila en todos sus años de apariciones públicas,  y tal vez de todos los presentes y televidentes.
Ella que muchas veces se cohibía de hacer o decir tal o cual cosa por si la estaba viendo su madre, ya quisiera yo que la misma estuviese igual que todos nosotros formando parte de tan mágico momento, genial, fantástica,  la mujer dura se mostraba de forma transparente, dulce y  más humana que nunca.  Milá, Milá, ra ra ra  ¡!! sigue así por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada