Buscar este blog

miércoles, 14 de marzo de 2012

Sin agua no hay vida


Autora :  Doris Sánchez



Aunque a diario hacemos uso de ella,  no es hasta el  15 de marzo de cada año cuando se  celebra el "Día Mundial del Agua"  Se suele llamar a la concientización  ante la urgencia mundial que se nos viene encima.  El agua es vida y sin ella estaremos abocados a la desaparición de todo ser viviente en la tierra.  Cada persona precisa a diario entre 20 y 25 libros de agua para poder satisfacer sus necesidades personales que incluyen beber, cocinar y la higiene.  Una de cada 6 millones de personas en el mundo (que en total son aproximadamente 894 millones  de personas) no tiene acceso a ella, lo que se constituye en la causa de diarrea que provoca el 88% de las muertes en países en vía de desarrollo. 
Cada 20 segundos muere un niño en alguna parte del mundo por falta de agua, y 2.5 billones de personas sufren en la actualidad la falta de este  preciado líquido.
Para 2020 se pronostica que 41 países se verán en estado de emergencia por la falta de agua.  Para 2025 se pronostica que más de 800 millones de personas vivirían en países y regiones costeras  con alarmante carestía de agua  potable, apta para el consumo humano.  Cada día aumentan las construcciones hoteleras en estos lugares lo que requiere mayor cantidad de agua para uso de las personas.  Lo que antes era lugar para veraneo ahora son más viviendas residenciales, de  viviendas alternativas para pasar el verano, mucha gente ha preferido convertirlas en sus viviendas fijas para todo el año, al menos tiene allí un personal fijo para su cuidado y mantenimiento.

Según estadísticas recientes se calcula que un 70 % del agua disponible se emplea en labores de riego en labores agrícolas, un 22%  es utilizado por las Industrias, y un 8% es utilizado para uso doméstico.
El sector de la alimentación es uno de los más contaminantes para las reservas de agua.

Los 40 millones de toneladas de desperdicios producidos por los humanos son vertidos que posteriormente son arrojados sin ninguna consideración al mar y otros acuíferos, recordemos que las lluvias arrastran todo hacia los ríos en cuyas laderas con frecuencia se puede ver desde animales muertos, electrodomésticos, restos de envases de plásticos o de  cristal, y si hablamos de los vertidos industriales el daño es  mucho mayor.  Se calcula que el 70% de las basuras industriales generadas en países en desarrollo, son vertidos sin tratar el agua.
La creciente población humana requiere una mayor demanda de agua apta para el consumo humano.  Las regiones áridas o semiáridas serán las más afectadas del planeta.  África (Argelia, Egipto, Libia, Marruecos y Túnez), Asia, los Subsaharianos, Mauritania, Kenia, Burundi, Ruanda, Botswana, Malawi, Sudán y Somalia, serán los países que  con más  probabilidad  sufrirán la casi total ausencia del agua.   Algunos de ellos  llevan muchos años intentando sobrevivir ante la alarmante situación.

El cambio climático ha generado transformaciones, los climas se han vuelto más cálidos, el deshielo de los glaciares  se ha adelantado, las especies marinas  se han visto afectada incluso algunas de ellas han desaparecido, las aves, la agricultura, las estaciones del año andan a su aire, tiempos primaverales y hasta veraniegos en pleno invierno.  La falta de agua  ha mermado la capacidad de los embalses, muchas ciudades españolas están en niveles de alerta y Galicia que por sus frecuentes lluvias siempre había tenido disponibilidad asegurada, nos estamos viendo ante la necesidad de la prudencia y el consumo del agua racionalizado para evitar males mayores.
La modernización ha traído lavadoras de ropa o lavavajillas para uso del hogar o en restaurantes y bares por lo que  se utiliza más aguan que cuando se hacía de forma manual.  Antes había que ir al río a cargar latas de agua para llevar a casa, se lavaba en el mismo río o piletas públicas, por un lado es progreso pero por el otro invita al uso descontrolado del agua.

El agua es el principal componente del cuerpo humano, que no puede estar sin beberla más de 5 ó 6 días sin poner en riesgo la vida.  El cuerpo humano tiene un 75% de agua al nacer y cerca de 60% en la edad adulta.  El cuerpo humano no almacena el agua, por eso la cantidad de agua que perdemos cada día debe restituirse para garantizar el buen funcionamiento del organismo.  El agua está presente en todas las células del cuerpo y colabora en todas las funciones del organismo, adoptando hábitos que faciliten el aporte del líquido, fundamental para la salud.
Podemos ayudar de distintas maneras primero actuando y luego creando conciencia en nuestro entorno, especialmente en los menores  que muchas veces no tienen conocimiento de que del otro lado del mundo hay personas   de todas las edades muriendo por falta de agua,  o  que si la tienen está tan contaminada que más que saciar una necesidad elemental, se está convirtiendo en un suicidio involuntario.  Pensar en los demás es fundamental incluso para nuestra propia existencia.   Es responsabilidad de todos  especialmente de los Gobernantes, participar en un esfuerzo conjunto que  redundará en beneficio de los más desfavorecidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada