Buscar este blog

sábado, 10 de marzo de 2012

Vuela alto



Autora :   Doris Sánchez



Los aviones se elevan hasta una altura que les permita volar sin tener interrupciones a su paso, ustedes dirán que eso es controlado por el espacio aéreo por el personal de tierra que los dirige y controla sus rutas pero, ¿alguien me puede decir quién dirige el vuelo de las aves, especialmente de las gaviotas?, ¿alguien ha visto esas bandadas de pájaros que giran en conjunto sin el menor fallo y así van de un lado al otro sin errores? hay canciones que invitan a la gente a volar alto, mientras mas alto mejor pero la imaginación también nos invita a volar con tan solo cerrar nuestros ojos y sin movernos de un lugar. Estar con los pies firmes en la tierra pero recreando una visión imaginaria de esos sueños pendientes de materializar.


Hay una canción que es un claro mensaje de motivación para que la gente nunca deje de soñar, de intentar alcanzar unos sueños que igual cada vez se elevan más pero te invita a luchar, a no ceder ni desmayar, mucho menos a renunciar, os dejo dos mensaje, espero que ambos dejen en sus mentes una fortaleza espiritual que les invite a mañana mismo repasar aquellos apuntes en los que de seguro habrá quedado algo pendiente de alcanzar, si lo intentas podrás entender que hay distintas maneras de recomendar volar alto por aquello que nos dará momentos de placer personal, cada minuto o segundo es valioso, el tiempo se nos agota ya sea porque envejecemos o porque cambiamos de parecer, por la falta de motivación y tal vez por la poca valoración que a veces recibimos de nuestro entorno más cercano, ya sean familiares o amigos.


¡¡Vuela amigo vuela alto, no seas gaviota en el mar, la gente tira a matar cuando volamos muy bajo!!!  si no quieres tener enemigos no progreses, no te destaques, no brilles con luz propia pero tampoco alcances la felicidad,  que al parecer es una ofensa para aquellos que no la han logrado  porque ellos mismos han sido el bloqueo de sus progresos, es una pena, amistad es compartir, nunca competir pero hay gente que sigue tirando y recargan los fusiles cada día para seguir matando a la perdiz,  fuera de la temporada de caza.  Gente que ni hace ni deja hacer, es una pena porque la felicidad repartida toca a menos pero se disfruta más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada