Buscar este blog

miércoles, 21 de marzo de 2012

Llegada de la Primavera




Autora Doris Sánchez


Cuando llega la primavera (21 de marzo de cada año) nuestro corazón inquieto se alborota, la primavera la sangre altera es lo que generalmente escucho decir a todas las personas especialmente a aquellas en cuyo corazón está inquieto el sentimiento del amor, qué querrán decir, tal vez que el frío nos abandona, que llega la ropa escotada y ligera, colorida y moderna, que guardamos los abrigos y cuellos altos para enseñar parte de nuestro cuerpo y disfrutar del buen tiempo, playas, largos paseos y mucho sol por todos lados, salvo temporadas de lluvia que nos echen a perder las ilusiones como en otras épocas.

La primavera la sangre altera, es lo que he escuchado decir en España y me pregunto, qué podremos decir los que disfrutan del clima tropical durante casi todo el año, en aquellos lugares donde el sol brilla cada día y las lluvias son escasas, donde nunca se ve nieve y visitan las playas todos los meses del año sin diferencia. Si la sangre se altera todo el año será por ello que las familias son tan extensas, decía mi madre que por docenas salen más baratos igual es asunto de economía.

La llegada de la primavera viene acompañada de reacciones alérgicas que a más de uno nos lleva a urgencias o a tener que inyectarnos para superar el polen que hace acto de presencia al abrirse las flores y dar paso a tanta belleza que adorna las ciudades.  Parques bien cuidados o que nacen en los montes, carreteras o autopistas para engalanar  la mirada de los viajeros.

La presencia del sol y el calor me invitan a disfrutar, a sentir el sol sobre mi piel, el pelo se torna más dorado y si puedo igual disfruto de mi tierra natal, pero en España  la primavera y el verano se lleva bien,  los que pueden viajar que lo hagan, si es a República Dominicana tanto mejor, los que no, visitar a los familiares en las Aldeas o conocer otras ciudades de España no está nada mal.


El sol es vida y muestra de ello es la hiperactividad que nos invita con tan solo sentirlo en nuestra piel, nos renueva la vida y aporta vitaminas al cuerpo, sin olvidar que debemos protegernos  y evitar exposición innecesaria en las horas punta  (12 a 15 horas), los ojos necesitan unos buenos lentes de sol y el pelo una mascarilla especial para evitar su deterioro.  Los mayores y niños son personas de riesgo y por ello requieren más cuidados y menos exposición al sol.  Líquidos para todos, hablo de agua nunca de bebidas alcohólicas para saciar la sed.  Evitar comidas muy copiosas especialmente por las noches.

Evitad  durante el día los colores  oscuros  y ropas muy ajustadas tanto en primavera como en verano y a ser posible usar sombrero y paraguas tanto en playas como en la ciudad.   El muy moreno en la piel ha dejado de usarse, dejate de bobadas y cuidate porque andan muchas enfermedades de la piel, alguna de ellas mortales.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada