Buscar este blog

lunes, 21 de noviembre de 2011

El hombre rico y el mendigo




Autora   :   Doris Sánchez


El hombre rico entregó a un mendigo que pasaba frente a su casa, una cesta llena de basura que éste inmediatamente ver la vació en un contenedor  de  basura y la llenó de hermosas flores y corriendo se la llevó al hombre que antes le había hecho el regalo. El hombre rico sorprendido por la acción le dijo “porqué me regalas flores cuando yo te he regalado basura” el mendigo le respondió “Porque cada persona regala lo que tiene en su corazón”.

Hoy deseo  reiterar los sentimientos de mi corazón y te ofrezco una canasta llena de hermosas y frescas flores recién cortadas, aun habiendo recibido de ti mucha basura tan mal oliente que no me ha costado más que tirar la canasta con todo, ir a comprar una nueva y alegrarte el día porque a pesar de todo te aprecio y considero que has cometido muchos errores pero que aún así, soy capaz de perdonarte y olvidar. Dios está ahí para hacer su trabajo, el mío es tratar de seguir viviendo en un mundo que a veces no entiendo y que por más que escriba intentando explicarlo no lo he conseguido.


Cada persona es responsable que lo que aporta de sí mismo a los demás, incluso es responsable de los reclamos de su propia conciencia interna que no calla ante la injusticia o malas actuaciones. Es muy lamentable que no valoremos lo que hemos recibido de personas que han estado a nuestro lado en los buenos momentos, pero más valorables deberían ser aquellas que en situaciones muy difíciles nos han apoyado y estado ahí para lo que nos hiciera falta. No se deposita la confianza en cualquier desconocido, ni se deja la llave de nuestra casa en manos de cualquiera, igual las llaves de nuestro corazón por afecto o  por amor.

Te deseo el mejor de los días, que tu vida sea hermosa y sana de corazón, que puedas igual que yo lo intento, valorar las cosas buenas que tienes en tu entorno, especialmente que valores la “Verdadera amistad” la vida, la familia, la naturaleza y que cuando mires hacia el cielo te sientas muy orgullosa de estar en esta tierra y poder respirar el aire puro.  También arrepentirte de aquellas cosas que sin explicación haz hecho y causado dolor en el corazón de quienes te brindaron afecto y algo más, el arrepentimiento sana las heridas y nos hace más grande porque en ello va la humildad que todo ser humano debemos tener, no importa que me regales basura, te aseguro que te seguiré regalando flores, las más hermosas aún tenga que ir a comprarlas a una floristería porque lamentablemente no tengo patio para cultivarlas con mis propias manos, tienes razón somos muy distintas porque yo tengo un corazón sano tal vez más de lo que te imaginas pero la vida es así, seguimos hacia adelante porque la vida es un reto que hay que superar con el día a día,  en la viña del señor hay de todo pero de toda experiencia siempre se consigue algo bueno, sacar conclusiones y ponerle cara a quien va debajo del traje  y la careta del disfraz de carnaval en cualquier época del año.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada