Buscar este blog

domingo, 6 de noviembre de 2011

La caja de pandora



 Autora   :   Doris Sánchez

No intentes abrirla hasta no tener al menos la intuición de lo hay dentro, asegúrate de  que nadie o casi nadie te descubra, no olvides que lo que verás dentro igual no te agrade tanto y puede cambiar el rumbo de tu vida incluso de los que te rodean y son  tu tesoro más preciado.  Intenta ser lo más ecuánime posible y sobre todo evita caer en desgracia   colocándote de frente ante personas que al sentirse descubiertas  intentarán con uñas y dientes restar crédito a tus actos, palabras o  evidencias físicas.
La  vida es algo así como la corriente de un río con pronunciado caudal, que arrastra todo hacia una prominente cascada o remolino que te hace hundir hasta el fondo y si usas la pericia o eres buen nadador,  igual podrás contarlo en un futuro a tus nietos o amigos  en alguna noche lluviosa bajo la tenue luz de la lámpara jumeadora  o la luz imponente del salón de tu amplia casa.
Alguien me dijo una vez que el mundo está hecho a medida de los más vivos, de esos que saben nadar y evitan las contracorrientes porque suelen ser muy perjudiciales, aquellos que se arriman al árbol que da  más sombra y que su dura corteza le sostenga las espaladas,    que para poner un ejemplo diré el roble, símbolo de fortaleza e indiferencia ante  el paso de los años.  Cuando le imitamos logramos superar muchas barreras que nos dejan seguir  hacia el objetivo  propuesto, con la seguridad  de que lograremos alcanzarlo.

La caja de pandora  ha sido muy responsable del fracaso personal y profesional de muchos ciudadanos honrados o no,  ha dejado en descubierto grandes tramas de los más insospechados delitos que atentan contra los ciudadanos, tanto en integridad moral, física, económica, en la salud, la justicia, los derechos a la igualdad, políticos que caen hasta lo más bajo  por dinero,  a veces  por sexo o por nada,  gente que cambia el rumbo de sus vidas intentando llegar por el camino más estrecho que tristemente es el de embudo.  Valdrá la pena  vivir en una agonía hasta soñando cada noche con haber sido descubiertos???  considero que no, casi mejor ir por la vida dando pasos en firme porque nadie puede tapar el sol con un dedo y la vida no se borra de un plumazo, cargamos con las consecuencias de nuestros actos y aunque queramos enterrar nuestra caja de pandora personal, es imposible porque alguien tirará de la manta igual nosotros mismos sin querer, quien no quiere que le recuerden su pasado y hasta el presente, casi mejor que pensemos las cosas dos o tres veces antes de hacerlas para que nos  ahorremos  disgustos.
Esos pasos que se acortan en intención de llegar al lugar en el menor  tiempo posible, esas propuestas indecorosas, el usar a subalternos o familiares  para  cosas no tan buenas,  el unirnos  a personas cuyas identidades ni objetivos conoces, el subestimar al que sin mucha presunción a la larga demuestra sobrada inteligencia o  conocimiento de las consecuencias.   El fango negro está debajo de las patas de los cerdos y le llaman “lodo”,  esa cosa con aspecto oscuro y viscoso  que tanto desprecio nos causa como igual reacción  recibe el que  hurga donde no debe.
La caja de pandora está ahí como la lámpara de Aladino a espera de que pidas un único  deseo que te ha sido concedido, te lo piensas una y mil veces y como deseas tantas cosas igual decides renunciar porque no serías feliz con tan solo un beneficio, piensas en la familia, en tus aspiraciones, en el qué dirán,  porque la gente es implacable y gusta hacer leña del árbol caído y te dices a ti mismo, mejor no, dejemos las cosas como están, yo estoy muy bien con la vida que tengo y mi entorno, casi mejor esperar un poco más a ver lo que pasa.   
Con  la llegada de 2012  puede que  las cosas vengan mejores para todos los que lo estamos pasando  mal, prefiero ahora dedicar mis pensamientos a las navidades que está por llegar, a  enviar mensajes de felicitación a todos mis familiares y amigos y a disfrutar  dando gracias al cielo por darnos  la oportunidad de inaugurar estas fechas  tan entrañables para todo caribeño y  yo,  con  mis bombones de Ferrero Roché, que marcan el comienzo de mi particular navidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada