Buscar este blog

sábado, 5 de noviembre de 2011

Errores profesionales



 Autora  :  Doris Sánchez
Estos días he tenido la oportunidad de tratar asuntos de gran interés profesional que me han permitido constatar en primera persona la gran facilidad con la que profesionales  excusan a colegas suyos en intención de evitar dañarles en cualquier tipo de asunto en el que por cosas de la vida les toque servir de mediadores, inspectores, evaluadores o algo más, sin medir las consecuencias que en casos extremos les puede involucrar en asuntos que en principio nada directo tenían que ver.

Cuando se intenta proteger a quien ha cometido una falta desde el menor grado hasta el más grave,  se está cometiendo una imprudencia que bien le puede convertir  en parte de un problema que primeramente debe responder la  persona que lo haya cometido.
 
Comprendo que para profesionales del mismo ejercicio resulte algo desagradable tener que actuar en contra de los intereses de sus colegas de profesión, pero   las normas y las leyes están escritas y todo profesional debe conocerlas para hacer correcta aplicación de lo aprendido, porque será su medio de vida y el camino a recorrer que luego le dará un espacio y prestigio en su área profesional. 

 El que comete un delito no debe jamás quedar  exento de la responsabilidad que corresponda, tampoco debe ser encubierto por nadie y quien lo haga que cargue con las consecuencias.  No es lo mismo un descuido, dejadez, desinterés, falta de acción,  daños materiales, morales o la muerte.   La actuación incorrecta o la inacción pueden ocasionar daños irreversibles a terceras personas, que ni el dinero podrá jamás reparar.
Cuando se otorga un permiso de habitabilidad de unas viviendas se entrega un certificado que lo acredite, si ocurre una catástrofe esa persona que ha firmado tendrá que responder por daños y perjuicios y en casos mayores, si  hubo fallecidos en la desgracia.
 En medicina constantemente ha habido errores  que han tenido de indemnizar por los daños desde leves, graves o  la muerte. Amputación de una pierna o brazo por el otro, cirugía errónea y mucho más, ahí es donde entra la responsabilidad médica y del mismo centro hospitalario, pero rara vez las cosas se quedan a medias y el perjudicado sin indemnización  él o su familia en caso de fallecimiento.
En el ejercicio del derecho siempre he dicho que ni los propios Jueces están por encima de la ley, que las leyes están escritas, que todo  abogado, procurador, personal administrativo, todos en general conocen sus deberes y sus derechos y si alguien ha cometido actuaciones improcedentes debe cargar con las consecuencias ya sea  mediante queja presentada ante El Colegio de Abogados o donde corresponda.
Cuando es designado un letrado en el turno de oficio debe  mirar el caso indistintamente de contra quién se pretenda ejercer la acción judicial, si es un colega suyo  debe tener el comportamiento correcto sin intentar  minimizar los hechos, la prudencia es muy aconsejable repito, tan  culpable es quien comete el delito como el que le encubre o intenta minimizar  los hechos.
La vida ha sido generosa conmigo, me he fajado 5 años de mi vida para entender un poco del derecho pero mi gran escuela ha sido la vida, esos 54 años que me han enseñado a luchar con uñas y dientes por la razón cuando creo tenerla, a no dejarme disuadir por personas que me crean tonta, ignorante o carente de conocimientos  que sirvan de soporte a mis reclamos.
Todos en general podemos cometer errores que unos se pueden solventar con un simple perdón y otros deben llegar hasta el final, caiga quien caiga.  Cuando ha habido daños irreparables alguien tiene que responder y no creo yo que sea el simple mediador que intenta que las cosas no vayan a más.  Reparación de daños es lo ideal pero si se puede llegar a una aceptación de culpabilidad con reparación de daños mejor, de lo contrario hay otras vías para obtener  los resultados  deseados.

No considero que valga la pena echar todo por la borda después de tantos años de estudios para obtener un título universitario.  Cada profesional debe tener clara una actuación correcta y evitar que el lodo ajeno le ensucie el traje, porque a veces se es muy bueno como profesional pero te dejas meter en un espiral que a veces no tiene fondo, ojo con ello señores, aún sea su jefe en el trabajo que le ordene o proponga un chanchullo, hay que  aprender a decir NO, es más honroso una renuncia que meterte en un problema.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada