Buscar este blog

domingo, 11 de septiembre de 2011

Martes 13, ni te cases ni te embarques




Autora : Doris Sánchez



En la cultura de los países de América Latina, España y Grecia el 13 es considerado el número de la mala suerte en la cultura anglosajona o el viernes 17 en Italia. Trezidavomartiafobia es como le llaman a la fobia por este día y es tal el temor que hasta los aviones están exentos de la fila 13 por temor a que los viajeros eviten usar esos asientos.


Las personas supersticiosas evitan hacer viajes, realizar transacciones que conlleven una decisión importante y hasta si pudieran ese día lo pasarían en casa para evitar todo tipo de accidentes que están convencidos les puede suceder.


En la antigüedad se tomó en cuenta el 13 como de mal augurio y se usa como ejemplo la última cena que eran 12 apóstoles y Jesucristo era el 13, el que esa noche tuvo que morir. Existen otras teorías que también relacionan al  martes , pero no me quiero extender mucho en la explicación.





En ocasiones provocamos la mala suerte.  Si  ponemos  demasiado  peso encima de la carreta algo ocurrirá,  independientemente de que sea  martes 13 o no.


No existe ninguna fundamentación científica y se intenta que las personas comprendan que obedece a un mito y nada más. "martes 13 ni te cases ni te embarques" así reza un viejo refrán muy repetido en mi tierra natal. Porqué la gente relaciona su vida y acontecimientos en general a un asunto de buena o mala suerte, más bien pienso que la vida de cada persona está escrita y que lo que nos tenga que suceder igual ocurre aún cambiando de golpe nuestros planes.


Nos vamos a pasar la vida con el temor en el cuerpo y hasta intentando hacer desaparecer un día que no es más que uno de los tantos del calendario, pues considero que viviremos una vida con cierta incertidumbre y hasta faltos de estabilidad. Casi mejor ser positivos y empezar cada día con buenas intenciones por no decir con el pie derecho que tanto disgusta a gente de mi entorno. Ya me han reprochado que un creyente nunca debe decir eso pero es lo que aprendí en mi tierra, que para nada está reñido con mis firmes creencias religiosas que por cierto, cuando creemos en Dios nuestras oraciones nos acompañan de día y de noche no?? le encomendamos a Dios la protección espiritual de nuestra familia y amigos entonces, significa que las personas supersticiosas no creen en Dios???


Lo sorprendente es que hay personas que lo entienden al contrario, el martes 13 compran apuestas de loterías, fijan fechas para  bodas y viajes de negocios, lo consideran su día de suerte y hasta la consiguen, no por la fecha, más bien por su convencimiento interior de que así será.


Recientemente me he enterado que mediante análisis sanguíneos ya se puede determinar el tiempo que nos queda de vida, incluso preguntaban te la harías?? A cuántas personas les gustaría saber el tiempo que les queda de vida y de ser cierto qué harían para sacarle el mejor disfrute???, pues la verdad que se acabaría la superstición contra el martes 13 porque ya no tendría sentido de existencia. Ya la gente no estaría tan preocupada por morir, se dedicaría a los preparativos para su largo viaje y tal vez a gastarse el dinerito que tengan para evitar desavenencias familiares por la herencia, que tristemente es el tema habitual  en  los  tiempos que vivimos.

Este próximo martes trece me comparé alguna lotería, vestiré de amarillo y saldré a pasear aún sea bajo la lluvia y si me encuentro a un gato negro  en mi camino le pisaré  la cola y no pasará nada.  Haré todo lo contrario y me inscribiré en el grupo de los no supersticiosos, tampoco me haré pruebas de sangre para saber cuando tengo que partir de este mundo, porque tendría que empezar a despedirme ya de tanta gente querida a la que con toda seguridad querré dejar convencidos de que estaré bien y que desde donde sea que esté,  igual me agencio seguir escribiendo artículos para este  blog.


Igual trataría en la distancia de ser escuchada por los políticos del mundo en busca de un mejor entendimiento, que la gente asimile  que el dinero no lo es todo, que se termina cuando menos lo piensas y que hay otros valores que quedan aún más allá de la eternidad.   En conclusión me gustaría que disfrutemos más de la vida, que se acaben las guerras y las hambrunas, que pasemos de las cosas pequeñas porque el camino siempre será  recto y que más adelante todo puede ser mejor que lo que pensamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada