Buscar este blog

domingo, 25 de septiembre de 2011

Más que hermanas, iguales o parecidas




Autora   :   Doris Sánchez


Quién dijo a nuestros padres que las hermanas gemelas o mellizas deben vestir igual, nuestros padres se pasaban un poco porque hasta hermanos que no tenían esa relación tan íntimamente estrecha pasaron por la amarga experiencia de vestir iguales sin ninguna razón lógica más que el deseo de sus padres y lo digo por mí que por largos años vestí a mis dos hijos  iguales, lo aceptaron durante un tiempo pero llegado un momento lo rechazaron y se acabó la continuidad de una práctica insostenible y hasta vergonzosa  para ellos.




Foto en El Corte Ingles de Barcelona


Mi hermana Yeni y yo paseábamos por el Corte Ingles en Barcelona y encontramos estos blusones más que de rebajas y sin pensarlo dos veces nos fuimos al vestidor y salimos relucientemente parecidas lo que a ojos de las dependientas  que nos atendieron y de todo el que nos vio por Barcelona causaba hasta un poco de Gracia, nos miraban y reían, mi hijo que quedó a comer con nosotras no pudo aguantar la risa al vernos tan parecidas.



Será necesario hacer esto con nuestros hijos creo que no,  sobre todo estamos imponiendo en ellos algo que únicamente nos apetece a nosotros.  Lo hacemos para que se vean más hermosos y hasta más unidos  entre sí si fuera necesario.  Vestirles iguales a veces rayaba en la exageración, zapatos, medias, vestidos, camisas, pantalones, lacitos en el pelo,  mochilas, regalos en reyes y hasta en navidad,  muy pesados nos volvíamos la verdad.  Ahora que ya lo he hecho no me queda más que reconocer que ellos también cuentan, que debemos escucharles y hasta interesarnos por sabes lo que les agrada o hace sentir vergüenza o rechazo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada