Buscar este blog

martes, 26 de julio de 2011

Soñar no cuesta nada






Autora  :  Doris Sánchez


Soy muy repetitiva  y mi día a día está cargado de buenas intenciones, pensamientos prometedores y muchas ansias de obtener aquello que quiero y se me resiste pero todos los días no son malos, algún momento me brinda la oportunidad de sentirme  muy a gusto y si me relajo  tan solo un poco me he llegado a creer que por fin he alcanzado la felicidad, aunque luego descubro que ha sido momentánea, algo es algo.





Con la visita de los coches antiguos a Santiago de Compostela me he dado banquete visual y porqué no?? hasta me he fotografiado subida en varios de ellos  gracias a la gentileza de sus propietarios que no se pudieron resistir a mis ruegos.  Hombres y mujeres a mi sola petición  accedían sin problemas ante las miradas de asombro del público presente que ni por asomo se atrevían a pedirlo pero que sin pensarlo dos veces me secundaron.  Hay que ser positivos y directos, no me corto un pelo y si me decían que no, tampoco pasaba nada.   Las  relaciones públicas se me dan muy bien y hasta creo tener algo de poder de convencimiento, por suerte para  conseguir mis objetivos.




                                        Este coche ha sido hecho a mano.


Se pueden imaginar el costo de uno de ellos?? y si les dijera  que el que azul que aparece en la foto ha sido  hecho a mano me lo creerían ?? pues si la verdad, así me lo ha confirmado su propietaria que tan gentimente me ha permitido fotografiarme en el. 


 
Cada año disfruto  los desfiles de coches que en recorrido vienen desde  otroas ciudades españolas lejanas  distantes de Galicia, dejando una estela de  suspiros y admiración por donde quiera que pasan,  eso no se ve todos los días.


Hay muchas maneras de ser felices, esta para mí ha sido una de ellas que conservaré hasta el año próximo que vuelvan a deleitarnos con tanto glamour porque sus propietarios desfilan además ataviados con trajes de la época de los coches en la que los mejores son premiados al final de la jornada.






Se pueden imaginar  el costo de cada vehículo de estos y el mantenimiento que requieren  para estar a punto  antes de tan  largo recorrido, algo imposible para mi bolsillo pero al menos disfruto de las fotos.  Al ser modelos antiguos que ya no están en el mercado  con toda seguridad sus piezas igual serán casi imposibles de conseguir o habrá lugares específicos para ello.  En todo caso yo estoy más que satisfecha con el poco disfrute que me ha tocado, algo es algo y con tan poco me he sentido muy feliz.

 

Todo es cuestión de gusto y si la gente puede darse un capricho adelante, porqué cohibirse si la vida es una  y bastante corta que es.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada