Buscar este blog

domingo, 9 de octubre de 2011

Abanícate



Autora    :   Doris Sánchez



Acabo de escribir un extenso artículo que al revisar antes de  publicar no me ha gustado  para nada, si la vida nos presenta situaciones que no sirven más que para rectificar el camino y a ser posible corregir errores, no merece la pena siquiera hacer referencia a ello, para qué remover cenizas???, lo pasado es pasado y hay que dejarle ahí aparcado para poder seguir adelante en busca de un futuro mejor.

Día a día nos enfrentamos a una prueba de fuego de la que únicamente salen los más valientes para qué detener el tiempo y quedarnos ahí metidos en una telaraña  de la que nunca saldremos porque cuando más se intenta más nos envolvemos en lo mismo.

Continuar evitando el agotamiento extremo, la pérdida de las fuerzas y el interés por llegar a la meta deseada debe ser siempre el objetivo, nuestro punto de referencia. Cuando desfallecemos sin haber muerto, es tan doloroso que a nadie se lo quisiera desear.

Foto de Cristina Grille.


Pase lo que pase nunca pierdas la sonrisa ni las ganas de vivir, más adelante el sol brillará con más fuerzas que nunca y te demostrará que aquello que antes veías imposible no era más que una pequeña piedra en el camino,

Los caminos de rosas sin espinas no existen, pasa de todo y abanícate a espera de  mejores tiempos que con toda seguridad llegarán a tu vida,  esa llegada a la meta que nos llenará de inmensa alegría y el sentimiento inequívoco del deber cumplido.  Cuando te esfuerzas valorarás aún más lo conseguido, la paciencia y sabia espera tiene premios, te hace grande y recibirás el respeto de los demás.

La vida es como una partida de ajedrez en la que puedes ganar o puedes perder, no se te ocurra nunca mover ficha cuando aún no tienes claro el paso a dar, usa la inteligencia innata que posees, mira la expresión en la cara de tu contrincante, imagina lo que ocurrirá después de mover la ficha y sobre todo, ten paciencia porque las prisas nunca son buenas, recuerda al gran Emperador Napoleón Bonaparte que dijo esa frase tan célebre  "Visteme despacio que tengo prisas"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada