Buscar este blog

domingo, 9 de octubre de 2011

Un mundo mejor





Autora   :   Doris Sánchez


Anoche he tenido un hermoso sueño, veía con alegría que reinaba la paz en el mundo, que se habían acabo las guerras y que todos los países y sus respectivos gobiernos aunaban esfuerzos para lograr una convivencia en armonía en la que los más poderosos se identificaban con los problemas de los demás, que intercambiaban sus productos conforme a las necesidades de los demás.


 



 
Soñaba que la comida y el agua llegaban a todos los rincones del mundo, que ni una persona más moriría por falta de agua, comida o medicamentos. Que la gente adinerada tendría más compasión y que daría parte de sus riquezas en favor de los más necesitados.


Soñé que seríamos más comedidos en los excesos y que el solo pensar que gran parte de la humanidad pudiera desaparecer dejando en soledad a aquellos que únicamente piensan en ellos mismos, en sus propios caprichos y ambiciones.







Acabo de despertar y me he encontrado con las noticias desalentadores de los medios de comunicación, todo lo contrario a lo que había visto en mis sueños y no me ha gustado. El pobre sigue siendo pobre, el rico más rico y los gobernantes del mundo indolentes ante el sufrimiento humano. Les interesan otras cosas, sus desmedidas ambiciones, sed de poder y control de  lo que únicamente Dios tiene el dominio.


Es muy triste el panorama de lo irreal que llamamos vida, esa vida que para una gran mayoría es más que una tortura plagada de impotencia. Ver a una madre abrazas el cuerpo casi sin vida de su hijo, un manojo de huesos que en breve tendrá que dejar abandonado  en medio de la soledad y una improvisada tumba para luego  continuar con su  dolor triste andar.   No puedo ser feliz cuando el mundo se convierte en polvo, destrucción y  rabia, desaparece todo hasta el agua de los ríos, nos endurecemos como rocas y pasamos de lo que realmente importa, el ser humano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada