Buscar este blog

lunes, 24 de octubre de 2011

Llamado de atención al IGVS







Autora    :   Doris Sánchez




Los gallegos tenemos derecho con los hay en otras comunidades autónomas españolas a solicitar viviendas en alquiler, alquiler con opción a compra ante las instancias del IGVS. Para ello debemos aportar una documentación que luego de ser revisada y  comprobado  que calificamos entra en una base de datos, que en el momento de haber sorteos públicos entran en un sorteo ante notario que luego es publicado y notificado directamente a los ganadores. Se mantienen los turnos porque de renunciar los ganadores los demás entran en unas listas de suplentes que igual con suerte son notificados ganadores luego de renuncias de los ganadores. Hasta ahí todo bien pero:




Luego de esos trámites el IGVS se aparta y los ganadores entran en negociación directa con la Promotora encargada del proyecto y el banco que dará el posible crédito para la compra, si es que el comprador no tiene su dinero para abonar directamente, que de tenerlo no entiendo porqué estaría en esos listados que más bien serían para personas de más bien escasos recursos o que esté dentro de los baremos exigidos.



 La promotora debería firmar con el interesado algún documento contractual de compromiso ante la nueva condición que se empieza a general. Algo que te garantice unos derechos de integrante de una cooperativa que te garantice ser futuro propietario de vivienda en un proyecto aún sin finalizar, pero si te dan tan solo un número de cuenta bancaria para que hagas ingresos sucesivos en miras a llegar dentro de un tiempo limitado a completar lo que sería el inicial de la vivienda, con la oferta de que si llegado ese tiempo no lo has completado te prestarían a bajos intereses el completivo, cosa que veo muy bien.




En el banco para nada te miran la documentación que tienes en tu poder, ni para darte un aproximado visto bueno de calificación para el fino que únicamente será revisado dentro de un año que será cuando oficialmente se firme contrato y se solicite el préstamos hipotecario. Las razones expuestas por el banco es que hoy igual calificarías pero dentro de un año la situación bien pudiera ser diferente y para qué engañarte hoy. Pero en lo que eso se investiga en las manos solo te van quedando comprobantes de ingresos en una cuenta que no es de tu propiedad, pero que tampoco te da una garantía o seguridad de que finalizado ese tiempo tendrás una vivienda en propiedad. Todo un año abonando cantidades sin que ello te genere unos intereses ni mucho menos.



Las promotoras gallegas gozan de mucha seriedad eso me consta pero la situación económica que vive el territorio español y la burbuja inmobiliaria empezó a hacer mella en la construcción. Viviendas ya construidas y a medio hacer han tenido que quedar en un stop porque tampoco aparecen compradores o porque los que sí tienen el interés de comprar no consiguen préstamos bancarios porque estos también se han querido proteger o porque están saturados de viviendas adquiridas por desahucios por falta de pago o sea, que para un banco dar un crédito para mismos fines, casi mejor gestionar la venta de sus propias viviendas. Los bancos sin que sea esa su intención hay pasado a invadir las funciones de las inmobiliarias, por necesidad.



Abogo porque las cosas se hagan correctamente, que el IGVS tenga conocimiento al menos control o participación en estas negociaciones en las que al parecer el único desamparado es precisamente el que ha depositado su confianza en este organismo gubernamental. Para nada se tiene el conocimiento de que a partir de un trámite quedas en solitario en medio de una negociación que para mucha gente es desconocida. Recomiendo que nadie entregue dinero sin haber firmado un documento de compromiso, sin tener un aval y me resulta muy cuestionable que se tenga que vivir todo un calvario por mayor o menor tiempo hasta enterarse si le irán o no a dar el préstamo hipotecario y si en contrario lo deniegan qué pasará con el dinero abonado, si te lo devolverán con intereses, si te cobrarán algún recargo, es que no sabes nada y eso no creo yo sea ni lo justo ni legal, algo tiene que andar mal y las cosas debes esclarecerse.



El IGVS debe hacer una revisión con exigencias a las promotoras con las que tienen concertados  sus convenios o lo que sea, está muy bien que les tiendan una mano a las promotoras siempre y cuando esto no vaya en perjuicio de los ciudadanos.



Es de valientes aventurarse en compra de viviendas en los tiempos tan complicados que vivimos, gesto admirable que valoro en demasía pero también invito a la reflexión ante el compromiso que se va a adquirir, no tenemos nada seguro sobre si  la crisis, si seguirán bajando de precio las viviendas, si  nos  conviene un compromiso   futuro sin garantías, hay que ver si realmente hay beneficios al adquirir una vivienda protegida o  si por el contrario conviene reunir el dinerito y busca algo por otra vía en la que no existan tantas exigencias ni requisitos a cumplir, porque si no lo saben las viviendas protegidas gozan de unas leyes que ningún ciudadano se puede saltar, tiene sus pro y sus contra, que debemos conocer antes de comprar.   Haber sido agraciado en un sorteo no dice que te van a regalar una vivienda, la tendrás que pagar en primera persona y por ello tienes que estudiarlo todo antes de aceptar el  comproso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada