Buscar este blog

lunes, 3 de octubre de 2011

Vueling, no puedo contigo




Autora    :   Doris Sánchez



Intento tener amores sinceros con Vueling pero la armonía se rompe no se si de tanto amor o desamor pero algo rompe la magia, de ida a Barcelona llegamos y no podemos bajar del avión porque no colocan la rampa para que bajemos, el Capitán nos comenta que esa es la causa y que ya ha reclamado varias veces.



Ya de regreso  tenemos problemas para iniciar el vuelo porque había una exhibición aérea y hemos tenido que esperar que finalice para poder partir, el vuelo llegó a Santiago muy retrasado y aviso que llegaré tarde para no desesperar a quien me esperaba, mi niño cumpleañero.



Toda contenta pido   ya dentro del avión un estuche de perfumes en miniatura para regalar a mi hijo que hoy cumple 30 años (que solo se cumplen una vez)  vaya vergüenza que he pasado, luego de la cena y la tarta llega el regalo y resulta que eran fragancias femeninas, te imaginas el mal trago que he pasado???   llamar y llamar a espera de que alguien me diga lo que debo hacer para susanar el error que es de humanos pero porqué tenía que ser hoy y pasarme a mí y no a otro pasajero, fastidio!!! 






Al final contacto por teléfono me dicen que vaya al aeropuerto a ver si me resuelven el problema, envío queja por Internet a ver si alguien la ve porque igual pasa sin que nadie se entere, por favor, podrían tener más cuidado con esas ventas, me han echado a perder la sorpresa.    Me envían un enlace para que escriba y envíe la factura de la compra y luego??? es de vergüenza la verdad, envío la factura y a quién devuelvo el estuche de perfumes??? qué harán después, me devolverán mi dinero, me lo cambiarán, me indemnizarán o me marearán de tanto buscar una solución???



Atención al cliente parece algo tonto y sencillo pero no lo es, las referencias van de boca en boca, de viajero en viajero, de continente a continente y se  mueve igual el aire, hay que tener cuidado con ello, sumar es mejor que restar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada