Buscar este blog

lunes, 10 de octubre de 2011

No me van las marchas




Autora    :     Doris Sánchez



Las palabras se interpretan según el lenguaje que se use en el país  donde  vivas.   En España  hablar de marchas bien puede ser salir con amigos  o conducir un coche de marchas que en buen dominicano sería un carro de cambios y a ello me quiero referir. 


 
Entiendo que más de uno ya habrá pensado que estoy envejeciendo porque mi alegría de antes y ganas de salir a pasear especialmente a bailar eran inagotables.  Algo de ello  aún queda,  tranquilos todos que hay alegría para muchos años más.

 
Foto de Jaime Casanova

 
Cuando he venido a España pasé mucho tiempo sin conducir a espera de la tan sonada convalidación de la licencia de conducir, que por aquí se llama carné de conducir.  Pasaron años y nada,  pero cuando por fin se hizo realidad no vean ustedes el trabajo que me ha costado adaptarme al cambio.  De un coche automático que tenía en Dominicana a uno de marcha  que no me iba, mejor dicho se me calaba  o se me apagaba.  Vergüenza que pasaba en cada esquina, rotonda, al cambiar la luz roja del semáforo y en una cuesta era lo peor  y me desesperaba tanto  aún sin que ni un solo coche me tocara la tan detestable bocina.    Por España la gente es más calmada y menos ruidosa, igual será porque pertenecemos a la Unión Europea o porque estamos lejos del bullicio y alegría propia del caribeño.


 
Cuando lo tengo todo más que controlado casualmente hoy  me he quedado atascada en un semáforo que cambió de rojo a verde, yo la primera de la cola y todos a esperar. Alguien igual con mucha prisa me tocó  la bocina y aún con la luz intermitente  ya puesta saqué la mano haciendo un gesto de enfado.   Recordé mis orígenes, mi sangre latina, la espontaneidad del Dominicano  y no me quedó más que sonreír cuando pude salir del problema y estar más relajada.

 
Cuantas veces hemos perdido más que los nervios y las formas ante un hecho puntual, cuando somos los que ocasionamos el problema esperamos comprensión de los demás pero en realidad, solemos ser tan comprensivos cuando es otro que tiene el problema???

 
Mientras que en Dominicana la gran mayoría de los coches privados son automáticos, en Europa  es todo lo contrario, marchas por todos lados.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada