Buscar este blog

miércoles, 24 de agosto de 2011

Apoyo incondicional a los agricultores y ganaderos españoles y del resto del mundo.




Autora    :  Doris Sánchez


Las noticias aparecen en los diarios de toda España, los agricultores  están descontentos con su trabajo y les doy toda la razón, no puede ser que ellos que entregan su vida a la tierra, cuidando su cosecha día y noche, cargando con toda la responsabilidad encima tengan  casi que regalar sus productos  que  pasan de mano en mano y al llegar a las manos de los consumidores se puede ver la subida enorme en los precios.

Siento indignación al ver como dejan perder  el fruto de su esfuerzo  o la regalan antes que cederla a terceras personas  que aprovechando  la situación no serán más que  un intermediario en la cadena del  pase de mano en  mano   con lo que no les ha costado más que el dinero  miserable y abusivo que les ofrecen a los que han dejado el sudor de su frente,  como si fuera nada.  Yo apoyo la venta directa al consumidor en el que ambas partes con toda seguridad saldremos ganando, la venta directa dejaría  en  descubierto unos procedimientos  ajenos a la defensa del consumidor, aparte de una invitación a revisión y posibles sanciones a los que actúan de espaldas a lo justo y legal.




Lo peor es que nadie les defienda, que para el Gobierno sea una asignatura pendiente o de poco interés, es una pena que cada día más gente abandone la tierra y marche a la ciudad, porque no hay valoración a un trabajo tan sacrificado.

Los ganaderos son otros  también perjudicados, las grandes empresas les compran la leche a precios muy bajos  pero lo peor es que me he enterado que hasta traían leche importada de otros países por conseguirla a mejor precio lo que es un desprecio a la producción nacional,  acción imprudente que ha causado aparte de mucho malestar, pérdidas millonarias.   


Si los que trabajan la tierra y la crianza de ganado abandonan las aldeas y se trasladan a las ciudades aún sea para hacer trabajos nuevos que de nada conocen,  entonces sí que les valorarán.   Es una pena ver que  por  indignación ante  los acontecimientos  muchos agricultores prefieran regalar sus productos o dejar que se dañen sin recoger,  porque ya están cansados de reclamar y  de momento no hay solución viable,  porque para el Gobierno  español    les ha dado la espalda, al parecer este tema  como muchos otros no están entre  su   prioridades.

El trabajo del hombre debe ser respetado, nadie debe trabajar para estar cansado, son muchas las familias que  viven con ese único sustento y si no se valora su trabajo las cosas  irán a  peor.  Espero  una solución por el bien de todos.

La juventud no quiere trabajar la tierra  porque  deciden estudiar, quiere libertad,  sienten el llamado  irresistible de  las luces de la ciudad con su vida alegre,  nada que envidiar a las aldeas en las que  los mayores se están quedando solos o  casi en solitario, lo que dificulta su lucha en favor del  trabajo agrícola.  Aman la tierra porque es lo que conocieron de siempre por herencia familiar y  ejemplo de sus antepasados,  pero cada vez se les está haciendo más insoportable  la situación, los años pesan y aunque se desee continuar,  llega el momento de ceder ante lo inevitable.


Enlaces relacionados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada